Imagen alojada por servimg.com

Caleb Carr

Imagen alojada por servimg.com

2 de agosto de 1955 Manhattan, Nueva York, Estados Unidos

Escritor, novelista, historiador, guionista y periodista estadounidense, autor de "El soldado del diablo" (1992), "El Alienista" (1994), "El ángel de la oscuridad" (1997) y "El caso del secretario italiano" (2006).

  1. En mi opinión, ella era una arpía, aunque él la encontraba encantadora...
  2. (...) La perversión dominante es el sadismo, y la violencia parece mucho más característica de sus contactos íntimos que lo que puedan ser sus sentimientos sexuales o amorosos. Es posible que ni siquiera sea capaz de distinguir entre violencia y sexo. Lo seguro es que cualquier excitación parece traducirse inmediatamente en violencia.
  3. No se podía objetivar lo subjetivo, no se podía generalizar lo específico.
  4. No hay compasión ni simpatía en el tono, solo aspereza. Y una cierta sensación de familiaridad, como con las mentiras.
  5. (...) Se trataba simplemente de uno de esos momentos tan habituales en nueva york en que uno se enfrenta a todo un maldito cúmulo de opciones.
  6. Las mentes científicas saltan de un sitio a otro como un sapo enamorado, pero parecen aceptar esa misma conducta en los demás.
  7. Las respuestas que uno da a las preguntas cruciales de la vida nunca son realmente espontáneas sino la personificación de años de experiencia contextual, de creación de modelos en la vida de cada uno que finalmente crecen hasta dominar nuestra conducta.
  8. Teníamos que procurar ver el mundo no a través de nuestros ojos, ni juzgarlo según nuestros valores, sino a través y según los del asesino. Lo que importaba era su experiencia, el contexto de su vida. Cualquier aspecto de su conducta que nos inquietara, desde lo más trivial a lo más horrendo, debíamos intentar explicarlo dando por sentado unos acontecimientos ocurridos en la infancia y que habían conducido a tales resultados.
  9. Nunca ha sido tan fácil entender la mentalidad de un anarquista cargado con una bomba como cuando uno se encuentra en medio de una aglomeración de damas y caballeros que poseen el dinero, y la osadía, de considerarse la Alta Sociedad de Nueva York.
  10. Cada uno de nuestros cautelosos pasos nos transmitía el mensaje de que habíamos llegado a un lugar de muerte y sin ley, un lugar donde el invento mortal que empuñaba en mi mano probablemente sería una débil defensa, y donde las respuestas a misterios mayores que los que habíamos intentado aclarar en las últimas doce semanas se volverían brutalmente sencillas.
  11. Hay muchas historias que deberían contarse y nunca se cuentan, sencillamente porque la gente no está dispuesta a escucharlas.
  12. Los jueces, los miembros del jurado y el público ya están naturalmente predispuestos a ponerse del lado de una mujer, pero si ésta encima es la viuda de un soldado de la Unión... No hay como un vestido negro y una bandera para inspirar compasión.
  13. Es una técnica interesante esa de dejar atrás a alguien para encontrarlo en otra parte. Y en otra persona...
  14. Es curioso cómo las pequeñas cosas pueden provocar un cambio de humor en un abrir y cerrar de ojos: a veces un sonido o un simple olor influyen más en nuestros pensamientos y sentimientos que horas de conversación o días de experiencia.
  15. No puedo explicar por qué algunos niños nacen muertos y deformes, por qué los rayos y los huracanes destruyen vidas y hogares en un instante o por qué la enfermedad destruye a algunas personas buenas pero desafortunadas mientras permite que otras vivan largas existencias inútiles. Pero sé que esas cosas pasan.
  16. Estas circunstancias, las horrendas coincidencias, ¿No le hacen pensar en algo y en alguien?
  17. El compendio publicado de las numerosas aventuras que emprendí en compañía del señor Sherlock Holmes sólo contiene unos pocos ejemplos de aquellas ocasiones en las que nos enrolamos en una suerte de servicio que ningún súbdito leal de este reino podría rechazar.
  18. Hasta que hayamos resuelto el asunto, y a pesar de mis rigurosas protestas, han recibido órdenes de prestar apoyo, pero me da la impresión de que en este caso "apoyo" significa "supervisión".
  19. En circunstancias habituales, no habría brindado a unos hombres tan misteriosos la oportunidad de observar mis métodos, ni los tuyos, pero, como ya habrás comprobado, las circunstancias son cualquier cosa menos habituales
  20. Cuando, poco después, los males de su marido resultaron ser mortales, la hermosa viuda, que apenas contaba con dieciocho años, vio que se le abría una vida llena de nuevas y notables oportunidades, en vez de una existencia de lúgubre aislamiento.
  21. Y cuando las circunstancias de algún crimen actual casan con las de otro legendario con toda exactitud, sé por experiencia que la leyenda está implicada de alguna manera.
  22. Ya no eres un espía, y así te lo han dicho. Ahora, actúas solo en función del interés de tus hombres.
  23. Quizá seáis todos más capaces de ocupar vuestro lugar entre las filas de hombres que, en este momento de necesidad, han de defender nuestro reino. Y sin embargo... Me temo que voy a exigir alguna demostración de valor y coraje mayor que las palabras antes de aceptaros. Antes de que pueda aceptar a cualquiera de vosotros como auténticos guerreros.
  24. Sin embargo, tanto si cabalgo como si voy a pie, la ruta que hemos de seguir ahora quedó determinada cuando me encontraste la otra noche: no puede caber duda alguna de que iré contigo.
  25. El hedor de la muerte cobra fuerza a cada paso. Para alguien con unos sentidos tan potentes como los tuyos ha de resultar particularmente opresivo.
Obras Destacadas:
  1. El Alienista 1994
  2. El ángel de la oscuridad 1997
  3. El caso del secretario italiano 2006
  4. La leyenda de Broken 2012

Fuente: Frases Y Pensamientos


*Caleb Carr

Esta categoría está vacía.