Imagen alojada por servimg.com

Brassai

Imagen alojada por servimg.com

9 de septiembre de 1899 Brassó, Hungría (hoy Rumania) - 8 de julio de 1984 Eze, Alpes Maritimos, Francia

Fotógrafo, dibujante, escultor, escritor y periodista húngaro, conocido especialmente por sus trabajos sobre París (Francia), ciudad donde desarrolló su carrera.

  1. La finalidad del arte es dar a la gente un mayor nivel de conciencia.
  2. Lo más magnífico de las fotografías es que pueden producir imágenes que incitan la emoción basadas en un único tema.
  3. Hay muchas fotografías que están llenas de vida pero son confusas y difíciles de recordar. Es la fuerza de una imagen lo que importan.
  4. A falta de un tema con el que te involucres apasionadamente, y sin la emoción, puedes tomar algunas fotos, pero no hacer una obra fotográfica.
  5. La noche sugiere, no enseña. La noche nos encuentra y nos sorprende por su extrañeza; ella libera en nosotros las fuerzas que, durante el día, son dominadas por la razón.
  6. Siempre existe el peligro de prostituir los dones propios, simplemente para vivir y sobrevivir. Lo más difícil de la vida es hacer dinero trabajando en lo que a uno le gusta hacer.
  7. La oportunidad está siempre ahí. Todos hacemos uso de ella. La diferencia estriba en que un mal fotógrafo encuentra una entre cientos, mientras que un buen fotógrafo lo hace constantemente.
  8. Mi único propósito era expresar la realidad. No hay nada más surreal que la propia realidad y si ésta falla en llenarnos de asombro es porque hemos caído en el hábito de verla como ordinaria.
  9. Me obsesiona la idea de que asisto en París a las últimas luces del otoño �sin que esto suponga que soy incapaz de sentir la simpatía y compartir la compasión que experimento por este pueblo.
  10. ¿Sabes lo que dijo Pablo Picasso cuando miró mis dibujos en 1939? "Usted está loco Brassai, tiene una mina de oro y pasa su tiempo explotando una mina de sal". La mina de sal era, por supuesto, la fotografía.
  11. La belleza no es el objeto de la creación, es la recompensa. Su aparición, a menudo tardía, no anuncia sino que el equilibrio, roto entre el hombre y la naturaleza, vuelve a ser una vez más reconquistado por el arte.
  12. Hay mucho que ver, sobre todo para un hombre de mi naturaleza, interesado en cada faceta de este monstruo: su exterior, su interior, su forma de respirar, vivir, moverse. No hay piedras, cuadros y esculturas que desfilen ante mis ojos que no dejen sus huellas.
  13. La fotografía refleja la variedad infinita de temas que ofrece el universo natural, pero el campo de visión de los "grandes fotógrafos" es extremadamente estrecho. Deben confinarse a sus propias peculiares obsesiones y a los tipos de imágenes que expresan su carácter y sentimiento.
  14. La pared siempre ha ejercido en mí un cierto tipo de fascinación. A menudo he preferido esta otra naturaleza artificial y urbana, impregnada de humanidad, infinitamente rica en sugerencias �ya anticipadas por Leonardo da Vinci� y el efímero lenguaje que nace misteriosamente de ella.
  15. El arte es el lenguaje de los signos. Cuando yo digo hombre evoco al hombre. No lo representa como podría hacerlo la fotografía. Dos agujeros son el signo de la cara, suficiente para evocarla sin representarla. Pero ¿No es extraño que se pueda hacer con medios tan sencillos? Dos agujeros son muy abstractos si se piensa en la complejidad del hombre. Lo más abstracto es quizá el colmo de la realidad.
  16. La misión del fotógrafo en la vida contemporánea, me he convencido de ello, es la de captar los raros o emocionantes instantes que le rodean, creando así una especie de imaginería en la que el hombre de hoy pueda reconocerse �y quizá el hombre del mañana... Lo que más ambiciono es hacer algo nuevo y penetrante con lo banal y lo convencional, mostrar una faceta de la vida diaria como si se viera por primera vez.
  17. Hasta mis treinta años nunca sostuve una cámara; La fotografía no tenía relación alguna con ninguna de las cosas que me interesaban. Pero durante cinco o seis años desde 1924, hice vida nocturna en París, durmiendo de día y caminando de noche. En estos paseos por la ciudad vi muchas imágenes maravillosas en la niebla y en la lluvia, comencé a buscar una forma de expresar lo que veía, y en ese punto pensé en la fotografía.
  18. Siempre he mantenido la perfección formal: la estructura o composición de una fotografía es tan importante como su tema. Ésta no es una exigencia estética, como podría suponerse, sino una exigencia práctica. Sólo las imágenes poderosamente concebidas �aerodinámicas- tienen la capacidad de penetrar en la memoria, de quedarse allí; En una palabra, de convertirse en inolvidables. Es el único criterio posible para una fotografía.
  19. El dibujo da una mayor satisfacción, pero es una satisfacción narcisista. En la fotografía uno nunca puede expresarse directamente, sino a través de recursos ópticos, de procesos físicos y químicos. Es esta clase de subordinación al objeto y esta renuncia a uno mismo lo que exactamente me gusta en la fotografía. Lo extraordinario es que, a pesar de la subordinación y de la renuncia, la personalidad del fotógrafo brilla por encima de los obstáculos.
  20. Siempre he creído que un medio de expresión personal no debe ser elegido sin considerar la época. Debe usarse el medio de la época: la fotografía, la televisión, el cine. Curiosamente, tal como yo manifestaba desdén por la fotografía durante un largo tiempo, el siglo ha sido lento en reconocer su importancia. Sólo en los últimos diez años, aproximadamente, la fotografía ha sido considerada valiosa y ha sido aceptada en las galerías de arte y en los museos como una expresión artística de nuestra época.

Fuente: Frases Y Pensamientos


* Brassai

Esta categoría está vacía.