Imagen alojada por servimg.com

Benjamin Franklin

Imagen alojada por servimg.com

17 de enero de 1706 Boston, Massachusetts, Estados Unidos - 17 de abril de 1790 Filadelfia, Pensilvania, Estados Unidos

Político, prolífico científico e inventor estadounidense, participante activo en el proceso de independencia de los Estados Unidos.

  1. Un hoy vale por dos mañanas.
  2. El camino hacía la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro.
  3. El corazón del loco está en la boca.
  4. Tómate tiempo en escoger un amigo, pero sé más lento aún en cambiarlo.
  5. Bien hecho es mejor que bien dicho.
  6. El orgullo detesta el orgullo en los demás.
  7. El orgullo que se alimenta con la vanidad acaba en el desprecio.
  8. Lo que empieza en cólera acaba en vergüenza.
  9. Nunca ha habido una buena guerra ni una mala paz.
  10. De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero.
  11. La necesidad nunca hizo buenos negocios.
  12. Carecer de libros propios es el colmo de la miseria.
  13. Jamás hubo una guerra buena o una paz mala.
  14. La admiración es hija de la ignorancia.
  15. En su propio país un genio es como el oro en la mina.
  16. Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.
  17. ¡Arriba, haragán! ¡No desperdicies la vida! Ya dormirás bastante en la sepultura.
  18. Si quieres conocer el valor del dinero, trata de pedirlo prestado.
  19. El vino hace la vida más fácil y llevadera, con menos tensiones y más tolerancia.
  20. Al jugar al ajedrez entonces, podemos aprender: Primero, previsión...Segundo, prudencia...Tercero, cautela...Y al final, aprendemos del ajedrez el hábito de no ser desanimados por apariencias malas presentes en el estado de nuestros asuntos, el hábito de la esperanza por una oportunidad favorable y la perseveración de los secretos de los recursos.
  21. El que está enamorado de sí mismo no tendrá rivales.
  22. Un hombre envuelto en sí mismo hace un pequeño paquete.
  23. Un padre es un tesoro, un hermano es un consuelo: un amigo es ambos.
  24. La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.
  25. Un paisano entre dos abogados es como un pescado entre dos gatos.
  26. Una casa no es un hogar a menos que contenga los alimentos y el fuego de la mente, así como el del cuerpo.
  27. Todas las guerras son incomprensibles, caras y muy malas.
  28. La inversión en conocimiento paga el mejor interés.
  29. Aquellos que cederían la libertad esencial para adquirir una pequeña seguridad temporal, no merecen ni libertad ni seguridad.
  30. Los aplausos esperan un éxito.
  31. La energía y la perseverancia conquistan todas las cosas.
  32. Él no es poseído por la riqueza, el la posee.
  33. La honestidad es la mejor política.
  34. Si la pasión te conduce, que la razón tenga las riendas.
  35. Nuestras necesidades nunca se igualan a nuestros deseos.
  36. Las puertas de la sabiduría nunca están cerradas.
  37. Un villano en pie es más grande que un hidalgo de rodillas.
  38. La oxidación por falta de uso gasta mucho más las herramientas que el propio trabajo.
  39. Recuerda que el tiempo es dinero.
  40. ¿Amas la vida? No desperdicies el tiempo porque es la sustancia de que está hecha.
  41. Tres pueden guardar un secreto si dos de ellos están muertos.
  42. En este mundo no se puede estar seguro de nada, salvo de la muerte y de los impuestos.
  43. Quien tiene paciencia, obtendrá lo que desea.
  44. Ten tus ojos bién abiertos antes del matrimonio.
  45. Donde se celebra matrimonio sin amor, habrá amor sin matrimonio.
  46. La ociosidad, como el moho, desgasta mucho más rápidamente que el trabajo.
  47. Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y corrompido, escribe cosas dignas de leerse, o haz cosas dignas de escribirse.
  48. No hay nada tan cierto en el mundo como la muerte y los impuestos.
  49. El hombre descontento no encuentra silla cómoda.
  50. Un hermano puede no ser un amigo, pero un amigo será siempre un hermano.
  51. Es más costoso alimentar un vicio que criar dos hijos.
  52. Sólo el hombre íntegro es capaz de confesar sus faltas y de reconocer sus errores.
  53. Nada existe mas dulce que la miel. Excepto el dinero.
  54. La pereza viaja tan despacio que la pobreza no tarda en alcanzarla.
  55. Ninguna nación fue arruinada jamás por el comercio.
  56. Los hombres conocen antes la necesidad de curar sus enfermedades que sus errores.
  57. Las tres cosas más difíciles en este mundo son: guardar un secreto, perdonar un agravio y aprovechar el tiempo.
  58. Si el tiempo es lo más caro, la pérdida de tiempo es el mayor de los derroches.
  59. Nada proporciona tanto placer a un autor como el encontrar sus propios trabajos respetuosamente citados por otros doctos autores.
  60. Si sabes cómo gastar menos de lo que ganas, has encontrado la piedra filosofal.
  61. El que vive de esperanzas, muere de sentimiento.
  62. Donde mora la libertad, allí está mi patria.
  63. Cualquier sociedad que renuncie a un poco de libertad para ganar un poco de seguridad, no merecen ninguna de las dos cosas.
  64. Las leyes demasiado benignas rara vez son obedecidas.
  65. Si el hombre alcanzara la mitad de los deseos que tiene, redoblaría sus inquietudes.
  66. En la escuela de la experiencia las lecciones cuestan caras, pero solamente en ellas se corrigen los insensatos.
  67. El sabio consigue más ventajas por sus enemigos que el necio por sus amigos.
  68. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
  69. El cielo cura y el médico cobra los honorarios.
  70. Si los hombres son tan perversos teniendo religión, ¿cómo serían sin ella?
  71. La vanidad es un mendigo que pide con tanta instancia como la necesidad, pero mucho más insaciable.
  72. El hambre pasa por delante de la casa del hombre laborioso, pero no se atreve a entrar en ella
  73. Por un clavo se perdió una herradura, por ésta un caballo, y por éste el jinete, que fue capturado y muerto por el enemigo.
  74. El que quiera prosperar en sus negocios hágalos por sí mismo, y si quiere que todo le salga mal, no tiene más que confiarlos a manos ajenas.
  75. El desorden almuerza con la abundancia, cena con la pobreza y se acuesta con la muerte.
  76. Presta dinero a tu enemigo y lo ganarás a él.
  77. La paz y la armonía constituyen la mayor riqueza de la familia.
  78. Quien quiera ver prosperar sus negocios, consulte a su mujer.
  79. Yo creo que el mejor medio de hacer bien a los pobres no es darles limosna, sino hacer que puedan vivir sin recibirla.
  80. La honradez reconocida es el más seguro de los juramentos.
  81. No cambies la salud por la riqueza, ni la libertad por el poder.
  82. Los hombres son criaturas muy raras: la mitad censura lo que ellos practican, la otra mitad practica lo que ellos censuran.
  83. El hombre débil teme la muerte.
  84. Es contrario a las buenas costumbres hacer callar a un necio, pero es una crueldad dejarle seguir hablando.
  85. Es más fácil prevenir los malos hábitos que terminarlos.
  86. Si quieres ser amado, ama y sé amable.
  87. En los tratos entre los hombres la verdad, la sinceridad e integridad son de mayor importancia para la felicidad en la vida.
  88. Amo la casa en la cual no veo nada superfluo y encuentro todo lo necesario.
  89. Los locos dan festines y los cuerdos son los convidados.
  90. El mejor médico es el que conoce la inutilidad de la mayor parte de las medicinas.
  91. Si haces lo que no debes, deberás sufrir lo que no mereces.
  92. Nueve hombres de cada diez son suicidas.
  93. Toma consejo del vino, pero decide después con agua.
  94. Después de las derrotas y las cruces, los hombres se vuelven más sabios y más humildes.
  95. En este mundo no hay nada cierto, excepto la muerte y los impuestos.
  96. Invertir en conocimientos produce siempre los mejores intereses.
  97. El primer error que se comete en los negocios públicos es consagrarse a ellos.
  98. No perdáis el tiempo. Ocupaos siempre en alguna cosa útil. Absteneos de toda acción que no sea necesaria.
  99. Las riquezas son solamente ventajosas por el uso que se hace de ellas.
  100. Pensad con sencillez y justicia, y hablad como pensáis.
  101. Que en vuestra casa cada cosa tenga su lugar, cada negocio su tiempo.
  102. Templanza: no comáis hasta el hastío, ni bebáis hasta perder el sentido.
  103. Los gastos que hagas que sean únicamente para el bien ajeno o para el vuestro: es decir, no disipéis nada.
  104. Quiero enseñarles el verdadero secreto de ganar dinero, el método infalible de llenar las bolsas vacías, y de conservarlas siempre llenas: Todo el negocio estriba en la rígida observancia de sos reglas sencillísimas. He aquí la primera: sean la probidad y el trabajo vuestros constantes compañeros. Segunda: gastad un cuarto menos de lo que ganáis.

Fuente: Frases Y Pensamientos


* Benjamin Franklin

Esta categoría está vacía.