Imagen alojada por servimg.com

Benito Mussolini

Imagen alojada por servimg.com

29 de julio de 1883 Predappio, Forli-Cesena, Italia - 28 de abril de 1945 Giulino, Como, Italia

Militar, político, periodista y dictador italiano, creador de la organización fascista "Fasci italiani di combattimento" (1919) que sería el núcleo del futuro Partido Nacional Fascista (PNF, 1921) y gobernante de Italia bajo el régimen fascista (1922-1945).

  1. El laissez faire está caducado.
  2. La masa es descartable, hombres grises.
  3. Libro y fusil ligero, ¡Fascista perfecto!
  4. En todo anarquista hay un dictador fracasado.
  5. Un pueblo tiene que ser pobre para poder ser orgulloso.
  6. Envidio a Hitler. Él no tiene que arrastrar vagones vacíos.
  7. No hay revolucionario que en un momento dado no sea conservador.
  8. Hay dos cosas con las que uno no puede luchar; contra la Iglesia y las modas de las mujeres.
  9. En el campo de la política colonial es necesario reivindicar los derechos y la necesidad de la nación.
  10. El imperialismo es la base de la vida de todo pueblo que tiende a extenderse económica y espiritualmente.
  11. El fascismo rechaza frontalmente las doctrinas del liberalismo, tanto en el campo político como económico.
  12. Todo socialista honesto debe desaprobar la aventura libia. Sólo significa derramamiento de sangre inútil y estúpido.
  13. No hay discurso dirigido a la multitud que no tenga el doble fin de aclarar la situación y de sugerirle algo a la masa.
  14. Autorizo a vuestra excelencia a emplear todos los medios de guerra, digo todos, sea aéreos como terrestres. Máxima decisión.
  15. Si el siglo XIX fue un siglo de individualismo, se espera que este, el siglo XX, será el siglo del colectivismo y así el siglo del Estado.
  16. El proletariado no está dispuesto a combatir en una guerra de agresión y conquista tras la cual él simplemente seguirá igual de pobre y explotado que antes.
  17. Cuando tengo una estaca en la mano y un revólver en el bolsillo, no lo tengo miedo a nadie. Soy fuerte como si estuviera sólo y precisamente porque lo estoy.
  18. No estamos hablando de alzar un nuevo estandarte político, sino más bien de librar la vieja bandera socialista de aquellos que se han envuelto en sus pliegues.
  19. ¿Tal vez por eso manda usted a sus adversarios políticos a la cárcel? (...) Lo encuentro muy lógico. Primero me encerraban ellos a mí. Ahora los encierro yo a ellos.
  20. Me propongo detener del todo los atentados periódicos contra mi vida. No digo esto por mí, porque verdaderamente me gusta vivir en peligro, sino por el pueblo italiano.
  21. La mayoría de los cargos del país están ocupados por fascistas de confianza. Lo que no hagan por fidelidad, lo harán por temor, ya que no ignoran que se les fiscaliza. La traición se castiga terriblemente.
  22. Desde hace demasiado tiempo en Italia una silla se denomina un palacio. Pero esto no impide que la silla siga siendo silla. Así, nuestras divisiones, escasas y desarmadas, no tienen de divisiones más que el nombre.
  23. Los prejuicios son mallas de hierro o de oropel. No tenemos el prejuicio republicano, ni el monárquico, no tenemos el prejuicio católico, socialista o antisocialista. Somos cuestionadores, activistas, realizadores.
  24. Soy un defensor convencido del gobierno local, y lo soy, precisamente, porque soy un socialista revolucionario y, por tanto, enemigo del Estado. El municipio es el último bastión desde el cual puede oponerse el ciudadano a la firme y creciente invasión del Estado.
  25. El poder de la palabra tiene para los gobernantes un valor sin límites. Ahora, que debe variarse constantemente. A la multitud hay que hablarle poderosamente, con lógica a una asamblea, familiarmente a grupos pequeños. Ése es el error de muchos políticos: emplear siempre el mismo tono.
  26. La concepción fascista del estado es totalmente incluyente; fuera del mismo no puede existir ningún valor humano o espiritual, mucho menos tener valor. Comprendido esto, el fascismo es totalitario, y el estado fascista - síntesis y unidad que incluye todos los valores - interpreta, desarrolla y potencia toda la vida de un pueblo.
  27. Nosotros nos diferenciamos inconciliablemente de todas las sectas socialistas, pues rechazamos todo internacionalismo, sea cual fuere, toda intervención del Estado en asuntos económicos. (...) Decir que exista también en Italia un peligro bolchevique significa tomar por realidad algunos absurdos temores. El bolchevismo está derrotado.
  28. Socialismo significa la elevación y purificación de la conciencia individual, y su implantación será el resultado de una larga serie de esfuerzos. Todos, en realidad, desde el profesional al obrero, pueden poner una piedra en este edificio, realizando un acto socialista todos los días y preparando así el derrocamiento de la sociedad existente.
  29. La verdad, en todos los países, se encuentra siempre en el fondo de un pozo. Hay que sondar para ver a qué profundidad se halla. Sin embargo, creo muy discutible que sea más fácil descubrirla si hay libertad de prensa, e incluso que esta libertad exista. Hoy en día está supeditada en todas partes a los intereses de grupos económicos o políticos.
  30. La propensión al imperialismo es una de las fuerzas elementales de la naturaleza humana, lo mismo que la ambición de poder. Unas veces se trata del imperialismo del dólar; otras, de un imperialismo religioso o de un imperialismo artístico. Pero es siempre un signo de la fuerza vital del hombre. Mientras uno vive es imperialista; cuando ha muerto, ya no lo es...
  31. ¡Raza! Es un sentimiento, no una realidad; noventa y cinco por ciento, al menos, es un sentimiento. Nada podrá hacerme creer que las razas biológicamente puras existan actualmente. Irónicamente, ninguno de los que ha proclamado la "nobleza" de la raza Teutónica era un Teutón. Gobineau era francés, Chamberlain, un inglés; Woltmann, un judío; Lapouge, otro francés.
  32. La materia que tiene entre manos el político es el hombre, y el hombre es una materia viva. Bien distinto es el caso del escultor, que trabaja el mármol, el bronce o la piedra. Mi material es variable, complejo; está sometido a la influencia de los muertos y también a la de las mujeres. Y, en conjunto, esa materia es tan flexible que las consecuencias de un acto, en muchos casos, no son exactamente las que uno se figuró.
  33. Los tronos necesitan guerras para conservarse, pero las dictaduras no siempre. Algunas pueden evitarlas. La potencia de una nación es la resultante de múltiples elementos y no sólo del factor militar. He de añadir, sin embargo, que, para la generalidad de las gentes, la importancia de un país se aprecia según sus fuerzas guerreras. Hasta hoy, las fuerzas militares se consideran como la síntesis de todas las fuerzas nacionales.
  34. Para mí, la multitud no es más que un rebaño de carneros mientras no está organizada. (...) Para guiarla hay que hacerlo con dos riendas: el entusiasmo y el interés. Quien sólo utilice una de ellas está en peligro. El lado místico y el lado político son interdependientes. Aquél sin éste es infecundo. Éste sin aquél se deshoja al viento. No puedo exigirle a la multitud que viva una vida incómoda, cosa que está reservada a pocos.
  35. Toda doctrina tiende a dirigir la actividad de los hombres hacia un objetivo determinado; pero la actividad de los hombres reacciona sobre la doctrina, la transforma, la adapta a las nuevas necesidades o la supera. Por consiguiente, la doctrina no debe ser un ejercicio verbal, sino un acto de vida. De ahí el aspecto pragmático del Fascismo, su voluntad de poder, su deseo de existir, su posición frente al hecho "violencia" ya su valor.
  36. La actividad diaria puede esterilizar el alma. Para evitarlo debe uno hacer una buena provisión de la vida palpitante de las masas y también del individuo; así se conserva lo poético y se puede escapar a la esterilidad de la burocracia. Ésta parece realmente hecha para aplastar el espíritu. Es el mal de todas las administraciones. Trato de salvar el escollo pensando en la naturaleza humana, con sus miserias y bellezas, sus debilidades y sus grandezas.
  37. Si considera usted al periodismo como una escuela de tan altos vuelos, ¿Por qué lo amordaza? -Es que hoy ya no es como antes de la guerra. Hoy los periódicos sirven intereses y no ideas, como antes. Por lo menos, en su mayoría. ¿Cómo podrían educar moralmente al que los escribe? En cambio, el periodismo sigue siendo un educador para diplomáticos y hombres de Estado, pues los adiestra a pensar rápidamente y los acostumbra a lo variable de las situaciones.
  38. Siendo anti-individualista, la concepción fascista se pronuncia por el Estado; y se pronuncia por el individuo en cuanto éste coincide con el Estado, que es conciencia y voluntad del hombre en su existencia histórica. El liberalismo negaba al Estado en interés del individuo particular; el fascismo reconfirma al Estado como verdadera realidad del individuo. Se pronuncia por la única realidad que puede ser una cosa seria, a saber, la libertad del Estado y del individuo en el Estado. Ello, en razón de que, para el fascista, todo reside en el Estado, y nada que sea humano o espiritual existe fuera del Estado.

Fuente: Frases Y Pensamientos


* Benito Mussolini

Esta categoría está vacía.