Imagen alojada por servimg.com

Augusto Boal

Imagen alojada por servimg.com

16 de marzo de 1931 Río de Janeiro, Brasil - 2 de mayo de 2009 Río de Janeiro, Brasil

Escritor, ensayista, dramaturgo y director de teatro brasileño, fundador del Teatro del Oprimido

  1. La trasgresión es una condición necesaria para la liberación.
  2. Resulta muy fácil ser patriota cuando se manda a morir a otros.
  3. La imaginación es el proceso psíquico que amalgama ideas, emociones y sensaciones.
  4. (...) El teatro es eso: ¡el arte de vernos a nosotros mismos, el arte de vernos viéndonos!
  5. Todos tenemos la vocación del teatro, aunque sólo unos pocos hacen de esa vocación su profesión.
  6. Actores somos todos nosotros, el ciudadano no es aquel que vive en sociedad: ¡Es aquel que la transforma!
  7. Puede ser que el teatro no sea revolucionario en sí mismo, pero no tengan dudas: ¡Es un ensayo de la revolución!
  8. Todo el teatro es necesariamente político, porque políticas son todas las actividades del hombre y el teatro es una de ellas.
  9. Lo que nos es familiar se convierte en invisible: hacer teatro, al contrario, ilumina el escenario de nuestra vida cotidiana.
  10. Como las virtudes y los vicios son hábitos y no sólo pasiones es necesario que el comportamiento virtuoso o vicioso sea también constante.
  11. La trasgresión desde el teatro es pelear por la paz. Hay que evitar una guerra, porque puede tener consecuencias terribles para toda la humanidad.
  12. La voluntariedad excluye al accidente. Es decir, el hombre actúa porque se determina a actuar voluntariamente, por su propia voluntad y no por accidente.
  13. El teatro nace cuando el ser humano descubre que puede observarse a sí mismo y, a partir de ese descubrimiento, empieza a inventar otras maneras de obrar.
  14. El Teatro del Oprimido es el que crea espacios de libertad para que la gente imagine y piense en el pasado, en el presente y pueda inventar el futuro y no esperar por él.
  15. No somos pobres víctimas, sino soldados que perdimos una batalla, que nos vimos obligados a replegarnos fuera de nuestros países. Seguimos viviendo, seguimos trabajando, mostraremos que estamos vivos.
  16. Nosotros pensamos que el teatro no sólo debe ser popular, sino que también debe serlo todo lo demás: especialmente el Poder y el Estado, los alimentos, las fábricas, las playas, las universidades, la vida.
  17. La imaginación mezcla las memorias y sigue hacia delante, pero nunca sin tener memorias. Me atreveré incluso a decir que la imaginación es la memoria transformada por el deseo. Una es retrospectiva; la otra, prospectiva.
  18. Todo ser humano es teatro, aunque no todos hacen teatro. El ser humano puede verse en el acto de ver, de obrar, de sentir, de pensar. Puede sentirse sintiendo, verse viendo y puede pensarse pensando. ¡Ser humano, es ser teatro!
  19. Al principio, el actor y el espectador coexistían en la misma persona; cuando se separan, cuando ciertas personas se especializan como actores y otras como espectadores, es cuando nacen las formas teatrales tal como hoy las conocemos.
  20. La poética del oprimido es, esencialmente, la poética de la liberación: el espectador ya no delega poderes en los personajes ni Para que piensen ni para que actúen en su lugar. El espectador se libera: ¡Piensa y actúa por sí mismo! ¡Teatro es acción!
  21. Aunque inconscientemente, las relaciones humanas se estructuran de forma teatral: el uso del espacio, el lenguaje del cuerpo, la elección de las palabras y la modulación de las voces, la confrontación de ideas y pasiones, todo lo que hacemos en el escenario lo hacemos siempre en nuestras vidas: ¡Nosotros somos teatro!
  22. La pasión es necesaria: el teatro, como arte, no se preocupa de lo trivial ni lo banal sino, por el contrario, de las acciones en las que los personajes implican y arriesgan su vida, sus opciones morales y políticas: ¡sus pasiones! Una pasión es una persona, una idea o un principio que, para nosotros, vale más que nuestra propia vida.
  23. Viendo el mundo, además de las apariencias, vemos a opresores y oprimidos en todas las sociedades, etnias, géneros, clases y castas, vemos el mundo injusto y cruel. Tenemos la obligación de inventar otro mundo porque sabemos que otro mundo es posible. Pero nos incumbe a nosotros el construirlo con nuestras manos entrando en escena, en el escenario y en la vida.
Obras Destacadas:
  1. Teatro del oprimido" (1975)
  2. Milagro en Brasil" (1979)
  3. Arco iris del deseo" (1990)
  4. Juegos para actores y no actores" (1999)
  5. El teatro como arte marcial" (2003)

Fuente: Frases Y Pensamientos


* Augusto Boal

Esta categoría está vacía.