Imagen alojada por servimg.com

Antonio Gala

Imagen alojada por servimg.com

2 de octubre de 1936 Brazatortas, Ciudad Real, España

Dramaturgo, novelista, poeta y ensayista español.

  1. Al poder le ocurre como al nogal, no deja crecer nada bajo su sombra.
  2. Que ningún juez declare mi inocencia, porque, en este proceso a largo plazo buscaré solamente la sentencia a cadena perpetua de tu abrazo.
  3. Esta sociedad nos da facilidades para hacer el amor, pero no para enamorarnos.
  4. La dictadura se presenta acorazada porque ha de vencer. La democracia se presenta desnuda porque ha de convencer.
  5. La felicidad es darse cuenta que nada es demasiado importante.
  6. El amor es una amistad con momentos eróticos.
  7. Y de repente busca una boca nuestra boca, y unas manos oprimen nuestras manos y hay una amorosa voz que nos dice: "Despierta. Estoy yo aquí. Levántate". Y vivimos.
  8. El dolor es más fuerte entre los más fuertes. Como el cáncer.
  9. Todo lo que una mujer quiere de verdad: un perro, un hombre, Dios, cualquier cosa; lo quiere como a un hijo.
  10. Alguien ha dicho que la luna está tan pálida porque hace exclusivamente vida de noche.
  11. ¿Cómo comer sin ti, sin la piadosa costumbre de tus alas que refrescan el aire y renuevan la luz?
  12. Tú te has llevado tu olor a bosque y el gusto de la vida.
  13. Los políticos honrados se quitan del medio cuando cae sobre ellos la sospecha.
  14. Una casa es el lugar donde uno es esperado.
  15. Nadie podrá decir que un nido calentito y dichoso dará de sí muy grandes personas. La inadaptación a lo imperfecto es lo que mejora al hombre.
  16. Callad, amantes, y ocupad el labio con el beso. No pronunciéis palabras vanas mientras se busca vuestro corazón en otro pecho, jadeante y pobre como el vuestro, ya al filo de la aurora.
  17. Abrázame en tus alas para que otro aire no me roce sino tu aliento, del que vivo y muero.
  18. No finjas más, no ocultes la excesiva hambre de mí que te arde en la mirada...
  19. Te duele la victoria, y dócilmente a cuestas tu destino de amor llevas, delicada y sangrienta vida mía.
  20. Vivid no de acuerdo con los ideales recibidos, sino con vuestras aspiraciones, con vuestra intuición más vehemente.
  21. El que no ama siempre tiene razón: es lo único que tiene.
  22. Era invierno; llegaste y fue verano. Cuando llegue el verano verdadero, ¿qué será de nosotros?
  23. Tu oficio es cotidiano y decisivo: mientras alumbre el sol, serás ardiente; mientras dure la vida, estarás vivo.
  24. Quién pudiera ostentar, como una brida, el arco iris sin par de tu mirada desde tu luz a mi negror caída.
  25. No quisiera pensar si no pensara que, privado que fui de tu hermosura, me olvidara de mí si te olvidara.
  26. El escritor, muchas veces, es como un caballo de carreras que ha perdido su jinete y ya no sabe porque está corriendo ni dónde está la meta y, sin embargo, se le exige seguir corriendo aunque no sepa ni hacia dónde ni por qué razón.
  27. ¿A la política se dedican quienes no sirven para otra cosa?
  28. En una rosa caben todas las primaveras.
  29. Nuestra sociedad ha llegado a un momento en que ya no adora al becerro de oro, sino al oro del becerro.
  30. Cuando el amor comienza, hay un momento en que Dios se sorprende de haber urdido algo tan hermoso.
  31. En esta playa te amé tanto que una respiración para los dos bastaba.
  32. Cuando se colabora con un loco o se comentan sus manías, se cae en la locura.
  33. Pues que eres al olvido invulnerable, vulnérame ya, amor, deshazme el pecho y anida en él, demonio y ángel mío.
  34. Sin ti, ni el pan ni el vino, ni la vida, ni el hambre, ni el jugoso color de la mañana tienen ningún sentido ni para nada sirven.
  35. Fue a la vera del mar, a medianoche. Supe que estaba Dios, y que la arena y tú y el mar y yo y la luna éramos Dios. Y lo adoré.
  36. La libertad hubiera sido herir tu pensamiento, trasponer el umbral de tu mirada, ser tú, ser tú de otra manera. Abrirte, como una flor, la infancia, y aspirar su esencia y devorarla. Hacer comunes humo y piedra. Revocar el mandato de ser. Entrar. Entrarnos uno en el otro. Trasponer los últimos límites. Reunirnos...
  37. Quizá el amor sea simplemente eso: el gesto de acercarse y olvidarse. Cada uno permanece siendo él mismo, pero hay dos cuerpos que se funden.
  38. Te me escapabas, de cristal y aroma, por el aire, que entraba y que salía, dueño de ti por dentro. Y yo quedaba fuera, en el dintel de siempre, prisionero de la celda exterior.
Obras Destacadas:
  1. Enemigo íntimo (1960)
  2. Los Verdes Campos del Edén (1963)
  3. Anillos para una dama (1973)
  4. ¿Por qué corres Ulises? (1975)
  5. Petra Regalada (1980)
  6. Samarkanda (1985)

Fuente: Frases Y Pensamientos


Antonio Gala

Esta categoría está vacía.