Imagen alojada por servimg.com

Ángel González

Imagen alojada por servimg.com

6 de septiembre de 1925 Oviedo, Asturias, España - 12 de enero de 2008 Madrid, España

Poeta, catedrático, periodista y ensayista español cuya poesía, llena de contrastes, discurre entre lo efímero y lo eterno, características que llevan al lector a divagar y soñar en los temas del amor y de la vida.

  1. No fue un sueño, lo vi: La nieve ardía.
  2. ¿A qué llorar por el caído fruto, por el fracaso de ese deseo hondo?
  3. Cierro los ojos para ver y siento que me apuñalan fría, justamente, con ese hierro viejo: la memoria.
  4. Para vivir un año es necesario morirse muchas veces mucho.
  5. Mi corazón: tu nido. Muerde en él, esperanza.
  6. Donde pongo la vida pongo el fuego de mi pasión volcada y sin salida.
  7. Pongo en juego mi vida, y pierdo, y luego vuelvo a empezar, sin vida, otra partida.
  8. Si yo fuera Dios y tuviese el secreto, haría un ser exacto a ti.
  9. Pero no será igual. Será otro día. Será otro perro de la misma raza.
  10. Largo es el arte; la vida en cambio corta como un cuchillo.
  11. Yo estoy contento y, cariñosamente, caballo gris me gustaría que fueras para darte palmadas en las ancas.
  12. Escribir un poema se parece a un orgasmo: mancha la tinta tanto como el semen, empreña también más en ocasiones.
  13. A mano amada, cuando la noche impone su costumbre de insomnio y convierte cada minuto en el aniversario de todos los sucesos de una vida.
  14. Allí, en la esquina más negra del desamparo, donde el nunca y el ayer trazan su cruz de sombras, los recuerdos me asaltan.
  15. El aire tienes que separarlo casi con las manos de tan denso, de tan impenetrable. Andas. No dejan huellas tus pies.
  16. Mi amiga, mi dulce amiga, aquella que me amaba, me dice que ha dejado de quererme. No recuerdo un invierno tan frío como éste.
  17. Aquí no pasa nada, salvo el tiempo: irrepetible música que resuena, ya extinguida, en un corazón hueco, abandonado, que alguien toma un momento, escucha y tira.
  18. Ahora sólo lo inesperado o lo imposible podría hacerme llorar: una resurrección, ninguna muerte.
  19. Una sombra más leve y más sencilla, que nace de tus piernas, se adelanta para anunciar el último, el más puro milagro de la luz: tú contra el alba.
  20. No es bueno repetir lo que está dicho. Después de haber hablado, de haber vertido lágrimas, silencio y sonreíd: Nada es lo mismo.
  21. Desearía mirarme con las pupilas duras de aquel que más me odia, para que así el desprecio destruya los despojos de todo lo que nunca enterrará el olvido.
  22. Entré en tu cuerpo lleno de esperanza para admirar tanto prodigio desde el claro mirador de tus pupilas.
  23. Cuando el tiempo haya modificado mi estructura, y mi cuerpo sea otro, otra mi sangre, otros mis ojos y otros mis cabellos. Pensaré en ti, tal vez. Seguramente, mis sucesivos cuerpos, prolongándome, vivo, hacia la muerte, se pasarán de mano en mano de corazón a corazón, de carne a carne, el elemento misterioso que determina mi tristeza cuando te vas, que me impulsa a buscarte ciegamente, que me lleva a tu lado sin remedio: lo que la gente llama amor, en suma.
  24. Ninguna era tan bella como tú durante aquel fugaz momento en que te amaba: mi vida entera.
  25. Creo en ti. Eres. Me basta.
  26. Cuando tengas dinero regálame un anillo, cuando no tengas nada dame una esquina de tu boca, cuando no sepas qué hacer vente conmigo, pero luego no digas que no sabes lo que haces.
  27. Pero si tú me olvidas quedaré muerto sin que nadie lo sepa. Verán viva mi carne, pero será otro hombre, oscuro, torpe, malo, el que la habita...
Obras Destacadas:
  1. Grado elemental (1962)
  2. Aspero mundo (1956)
  3. Palabra sobre palabra (1965)
  4. Lecciones de cosas y otros poemas (1998)
  5. Otoños y otras luces (2001)
  6. Sin esperanza, con convencimiento (1961)

Fuente: Frases Y Pensamientos


Ángel González

Esta categoría está vacía.