Imagen alojada por servimg.com

Andrzej Sapkowski

Imagen alojada por servimg.com

21 de junio de 1948 Lódz, Polonia

Escrito, novelista, ensayista, traductor y economista polaco, creador de la saga "Geralt de Rivia" y autor de "El Último Deseo" (1993), "La espada del Destino" (1992), "La sangre de los elfos" (1994) y "Narrenturm" (2002).

  1. No me desenvaines sin causa, no me envaines sin honor.
  2. Combato las causas, no los resultados.
  3. Más que por la traición, a Judas se lo desprecia por traicionar barato.
  4. Una guerra sin caballería y caballerosidad habrá de dar en asesinato común y corriente.
  5. Pero esas mentiras, aunque eran mentiras, no estaban pensadas para engañar.
  6. Sólo la muerte pondrá fin al combate, todo lo demás es una mera interrupción.
  7. (...) La nada y el vacío que están en ti, un conquistador del mundo que no es capaz siquiera de conquistar a la mujer que ama. Que huye y escapa, teniendo si destino al alcanza de la mano.
  8. El mundo se ha vuelto del revés. Un vampiro pretende enseñarme cómo tengo que comportarme con las personas. ¿Qué sabes de los humanos, Regis? Lo único que conoces de ellos es el sabor de su sangre.
  9. Es difícil pedirle a un ser humano que se libre de sus miedos. Los miedos cumplen en la psicología humana un papel que no es menos importante que todos los otros estados emocionales. Una psique privada de miedos sería una psique lisiada.
  10. Y a nosotros no nos queda más que la venganza. Una venganza terrible y cruel, de la que todavía circularán leyendas dentro de cien años. Leyendas que la gente temerá escuchar cuando caiga la noche.
  11. Muchos de entre los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida. ¿Puedes devolver la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el fin de todos los caminos.
  12. Las mujeres como ella, no demasiado guapas pero hermosas, aquellas con las que se soñaba por las noches, mientras que a las bellezas clásicas se las olvidaban al cabo de cinco minutos.
  13. Vivir de tal modo que después no tengamos ninguno que pedir perdón. (...) ¡Cien diablos! Más vale morir que vivir sabiendo que se ha hecho algo que precisa de perdón.
  14. La magia es caos, arte y ciencia. Es maldición, bendición y progreso. Todo depende que quién se sirve de la magia y para qué fines. La magia está en todas partes. Alrededor de nosotros.
  15. Ayer por la noche pensaba en salvar el mundo. Esta mañana en salvar la humanidad. Pero en fin, hay que tomar tareas a la medida de nuestras fuerzas. Y salvar lo que se puede.
  16. Toda luz produce sombra y la sombra dificulta la orientación. Hay que luchar siempre en las tinieblas, bajo la luz de la luna o de las estrellas.
  17. Ser neutral no significa ser indiferente e insensible. No hay que matar el sentimiento dentro de uno mismo. Basta matar el odio dentro de uno mismo.
  18. Un jergón sin muchacha no es jergón. Es una fortuna incompleta. ¿Y qué es una fortuna incompleta?
  19. En cada uno de nosotros hay caos y orden, bien y mal. Pero esto se puede y se debe controlar. Hay que aprenderlo. Y tú estás aprendiéndolo.
  20. Habrás visto más de una vez señales de mordiscos de vampiros. ¿Te has tropezado alguna vez con un vampiro que destrozara a una víctima hasta hacerla pedazos?
  21. La regla es que no escribas nunca de algo que no te guste, porque no lo escribirás bien.
  22. Una iglesia, una taberna, un burdel y en el medio, entre ellos, un montón de mierda. He aquí una parábola de la vida humana.
  23. Aquellos que tienen algún código y se rigen por él, se les respeta y se les estima.
  24. Nada aviva tanto la sed como el proceso de asimilación del conocimiento, esto es su prohibición completa o parcial.
  25. Las fronteras no son metafísicas o culturas, sino técnicas, idiomáticas. No todos quieren sacrificar su lengua, pues están orgullosos de ella y de su cultura.
  26. Toda traducción es una traición. Algunas no se admiten a la primera, otras son de pena de muerte. Las obras maestras resultan, generalmente, destrozadas.
  27. Por tu olor me siento capaz de adivinar no sólo la raza y la edad de tu caballo, sino hasta su color.
  28. Comprendí que el orgullo y la arrogancia, aunque son una defensa para ser diferente, son una lamentable defensa.
  29. Los errores -dijo con énfasis- también cuentan para mí. No los borro ni de mi memoria ni de mi vida. Y nunca culpo a otros de ellos.
  30. ¿Sabes lo que le dan al ser humano los estudios universitarios? -No. ¿Qué? -La capacidad de utilizar las fuentes.
  31. ¿Sabéis, nobles señores, cómo se puede reconocer que unos tiempos son históricos? Pues porque pasan muchas cosas y muy deprisa.
  32. Pienso que todo el mal de este mundo procede del pensar. Sobre todo si lo hacen gentes que no tienen para ello predisposición ninguna.
  33. La vida es un don sin precio y ha de ser protegido.
  34. Sus gentes llorarán de alegría y se tirarán pedos en los calzoncillos de felicidad.
  35. Confundiste el cielo con las estrellas reflejadas por la noche en la superficie de un estanque.
  36. El caudillo de los jinetes, un elfo de cabellos negros, montaba un semental bayo oscuro, grande como un dragón, engalanado, como todos los caballos del destacamento, con un paramento bordado de escamas de dragón; la bestia, además, llevaba en la frente un bucráneo cornudo verdaderamente diabólico. Como todos los elfos, el jinete moreno llevaba bajo la capa de color cinabrio-amaranto-carmesí una cota de malla formada por aros de un diámetro increíblemente pequeño, gracias a lo cual se ajustaba suavemente al cuerpo, como si fuera una prenda de lana.
  37. El miedo, como un viento helado, cubría cara, soldaba miembros, cegaba las gargantas.
  38. Existen argumentos que no se pueden refutar, existen proposiciones que no se pueden rechazar.
  39. Vamos a considerar las causas de tu silencio. La lógica es la madre de toda ciencia.
  40. Cuando alguien me comunica que es apolítico, siempre pregunto en qué política concreta está pensando.
  41. (...) Desde aquel momento el sueño se convirtió en una pesadilla. Al despertarme, los detalles se habían borrado de mi memoria, quedaron solamente unas imágenes difusas, con poco sentido, pero todas era imágenes monstruosas: tortura, grito, miedo, muerte...En una palabra: el horror.
  42. Porque mi destino...-El destino -la interrumpió el elfo, levantando su copa-. La predestinación. Algo que no se puede evitar. Un mecanismo que hace que un número prácticamente infinito de sucesos imposibles de prever conduzca necesariamente a un resultado, y no a otro. ¿No es eso?
  43. De pronto, el cántico de los elfos subió de tono. El unicornio alazán relinchó y toda la manada secundó su relincho. La tierra tembló cuando los animales echaron a correr. (...) - He oído decir que los elfos y los unicornios se quieren mucho. -Considera entonces -dijo con frialdad- que lo que has visto ha sido una riña de enamorados.
  44. La intolerancia y la superstición siempre fueron propiedad de los tontos que hay entre el vulgo y nunca, opino, podrán ser arrancados de la tierra, pues tan eternos son como la misma estupidez. Allá, donde hoy se irguen montañas, habrá alguna vez mar, allá, donde hoy se encrespa el mar, habrá alguna vez desierto. Pero la estupidez permanecerá como estupidez.
  45. (...) Llevo veinte años haciendo fantasía. Cuando empecé a escribir en Polonia no había nada, yo fui el pionero. Eso no es una inmodestia, es la verdad: tuve que crear la fantasía polaca. La creé a partir de mis lecturas y mi conocimiento del género, porque el lector polaco, extremadamente exigente, no iba a aceptar híbridos a medio camino entre la Fantasía y otros géneros, ni una simple copia de Tolkien. Buscaba algo nuevo, especial. Y ese afán por crear algo nuevo, especial, es lo que me empujó a escribir.
  46. Si tengo que elegir entre un mal y otro, prefiero no elegir en absoluto.
  47. El brujo clavó sus penetrantes ojos en el rey. No asintió, no movió la cabeza, no efectuó el más mínimo gesto. Pero Faltest lo vio. Supo la respuesta.
  48. No sólo no volveré por estos lares -continuó Geralt pacientemente-, sino que dejaré de actuar del todo como brujo. Nunca más mataré a ninguno de vosotros.
Obras Destacadas:
  1. La espada del Destino (1992)
  2. El último deseo (1993)
  3. La sangre de los elfos (1994)
  4. Tiempo de odio (1995)
  5. Narrenturm (2002)
  6. El brujo (1990)

Fuente: Frases Y Pensamientos


Andrzej Sapkowski

Esta categoría está vacía.