Imagen alojada por servimg.com

Andreu Nin

Imagen alojada por servimg.com

4 de febrero de 1892 Vendrell, Tarragona, España - 20 de junio de 1937 Madrid, España

Político, maestro, periodista y traductor español, uno de los personajes más importantes del marxismo revolucionario en España de la primera mitad del siglo XX y autor de "Los anarquistas y el movimiento obrero" (1924) y "El proletariado español ante la revolución" (1931).

  1. Hay que forjar el hierro cuando está candente.
  2. Las situaciones de equilibrio inestable no pueden sostenerse durante largo tiempo.
  3. Contra la corriente avasallador de los trabajadores de todo el mundo, nada podrán los gobernantes.
  4. Mientras existan clases, existirá el Estado y, por tanto, no se puede "acordar" ni "decretar" su abolición.
  5. El Estado es un instrumento de coerción puesto al servicio de la clase dominante, con objeto de oprimir a las otras clases.
  6. No habrá paz en la tierra hasta que se dé satisfacción a esos inmensos anhelos de libertad que sienten los pueblos de nuestro siglo.
  7. El proletariado, si quiere defender sus intereses, ha de luchar por la conquista del poder, que utilizará para crear una nueva sociedad sin clases.
  8. El problema fundamental del poder es el de las armas. Y las armas siguen estando en las manos de las masas trabajadoras. Es por esto que se pretende desarmar al proletariado.
  9. La burguesía tiende a constituirse en Estado nacional porque es la forma que responde mejor a sus intereses y que garantiza un mayor desarrollo de las relaciones capitalistas.
  10. Los que so pretexto de defender el internacionalismo combaten los movimientos de emancipación nacional, en realidad hacen el juego de las clases explotadoras de la nación dominante.
  11. El socialismo es la más perfecta y admirable realización del ideal pedagógico social, en armonía con el fin que a la educación asigna Herbert Spencer: "conducir al hombre a la vida completa".
  12. Las fórmulas de la revolución rusa aplicadas de una manera mecánica nos llevarían al fracaso. Del marxismo de la revolución rusa hay que recoger, no la letra, sino el espíritu, su experiencia.
  13. Es condición indispensable, para que el proletariado pueda cumplir su misión histórica, que se organice en partido de clase, independiente de los demás y con una política independiente de clase.
  14. (...) La lección ha sido provechosa. No estamos ni abatidos, ni desmoralizados. La alarma y la inquietud de las clases dominantes son su mejor prueba. De la derrota de hoy surgirá la victoria de mañana.
  15. La lucha por el derecho de los pueblos a la independencia no presupone la disgregación de los obreros de las diversas naciones que forman el Estado mediante la existencia de organizaciones independientes.
  16. ¿Por qué los gobiernos no gobiernan? Eso es lo que hay que preguntar. Sólo el gobierno de la clase trabajadora será un gobierno fuerte. (...) Los gobiernos no gobiernan porque no responden al anhelo de las masas.
  17. Los movimientos de emancipación nacional son un fenómeno propio de la sociedad capitalista, por cuanto el fundamento económico de la nación es el desarrollo del intercambio sobre la base de la economía capitalista.
  18. El proletariado es la clase social llamada a realizar lo que no son capaces de hacer ni la gran burguesía ni la pequeña: la revolución democrático-burguesa. Sólo él, pues, puede resolver radicalmente el problema nacional.
  19. El Estado sirve para oprimir a alguien. Cuando la burguesía haya dejado de existir, el Estado desaparecerá por sí solo porque no será necesario. El gobierno de los hombres será sustituido por la administración de las cosas.
  20. La clase obrera, en la lucha por su emancipación, se lanza no solamente contra la fuerza económica de la clase enemiga, sino también contra su fuerza política. La conquista del poder político, es la condición indispensable de la transformación socialista.
  21. Nacionalismo y socialismo son dos términos antitéticos al parecer, pero cuyos fines se confunden y se complementan recíprocamente, existiendo entre ambos una íntima e indestructible conexión. Uno y otro amenazan los cimientos mismos de la sociedad actual. Ninguna doctrina tan revolucionaria como ellas.
  22. Desde el punto de vista de la democracia en general, el reconocimiento del derecho a la separación disminuye los peligros de la disgregación del estado. En general, los pueblos no se deciden a la separación más que cuando la opresión nacional hace insoportable la propia existencia y dificulta las relaciones económicas.
  23. La nación, en el verdadero sentido de la palabra, es un producto directo de la sociedad capitalista, por cuanto surge y se desarrolla allí donde surge y se desarrolla el capitalismo. La nación se caracteriza por la existencia de relaciones económicas capitalistas determinadas, la comunidad de territorio, de idioma y de cultura.
  24. Para llevar a cabo con éxito un movimiento revolucionario, es indispensable seguir un plan preconcebido, con ligeras variantes adaptadas a las circunstancias del lugar. De lo contrario, se corre el peligro no sólo de no alcanzar el objetivo propuesto, sino que al realizar actos sin ningún objetivo o poco preciso, pueda desvanecerse fácilmente el camino que conduce a la victoria.
  25. Las revoluciones no son sino luchas por el poder. De la actitud que se adopte ante este dependerá que la revolución triunfe o fracase. El marxismo tiene su concepción doctrinal sobre el problema del poder, pero es un error enfocar la cuestión desde un punto de vista demasiado esquemático. Porque el marxismo no es un dogma, sino un método de acción. La táctica es variable como lo es la realidad.
  26. La historia antigua y medieval no ha conocido en realidad la nación, sino únicamente gérmenes de la misma. El fundamento de la nación es el desarrollo del intercambio sobre la base económica del capitalismo. La nación se desarrolla en la medida en que se desarrolla el capitalismo, porque es la forma que corresponde a los intereses de clase de la burguesía. La nación es, pues, un resultante de la aparición y el desarrollo del capitalismo y se caracteriza por la existencia de relaciones económicas determinadas, la comunidad de territorio, idioma y cultura.
Obras Destacadas:
  1. Los anarquistas y el movimiento obrero (1924)
  2. Las dictaduras de nuestros días (1930)
  3. El proletariado español ante la revolución (1931)
  4. Los movimientos de emancipación nacional (1935)

Fuente: Frases Y Pensamientos


Andreu Nin

Esta categoría está vacía.