Imagen alojada por servimg.com

Andrea Camilleri

Imagen alojada por servimg.com

6 de septiembre de 1925 Porto Empedocle, Agrigento, Italia

Escritor, novelista y guionista italiano.

  1. ¡Me ofendes! ¡Si tú me dices que no hable de una cosa, yo no se lo digo ni a Dios!
  2. Era una hermosa mujer en la treintena, de carnes prietas y llenas que inspiraban a los hombres pensamientos vulgarmente terrenales.
  3. ¿Adónde quiere llegar, comisario? A una conclusión. Pero llegaremos juntos, no lo dude.
  4. Treinta casos, un gran abanico de delitos, que el comisario Salvo Montalbano debe resolver, cada uno de los cuales nos revela una faceta diferente de este policía tan peculiar... Un homenaje a la gente de Sicilia
  5. (...) Bajó con el rostro congestionado. Su cuello de ahorcado parecía el de un pavo. - ¡Es una carretera tremenda! ¡He sufrido dos accidentes! -anunció a la urbe y al orbe. Todo el mundo sabía que conducía como un perro drogado.
  6. ¿Qué hacen dos amigas? Hablábamos, mirábamos la televisión, escuchábamos música. O no hacíamos nada, disfrutábamos simplemente del placer de estar Juntas.
  7. Estábamos tan bien, ¿Por qué quieres ponerte la máscara de policía, que es peor que un perro de caza? ¿No sueltas la presa?
  8. (...) Se conmovió. La ancha pelvis. Aquella extraordinaria capacidad femenina de comprender profundamente y penetrar en los sentimientos, de ser simultáneamente madre y amante, hija y esposa.
  9. Dijo lo primero que le pasó por la cabeza y, por desgracia, fue una estupidez...
  10. La aparente paz siciliana se ve truncada por el asesinato de una extraña. La joven hermosa, mujer de un médico boloñés, fue asesinada por un familiar... Pero nuestro héroe no lo cree y debe iniciar un viaje por lo más oscuro del mundo criminal
  11. -Ustedes sólo causan matanzas inútiles, ¿Verdad? ¿Y cómo piensan asegurarse el silencio de la tripulación? -Con el palo y la zanahoria, volviendo a citar a un autor que a usted no le gusta.
  12. Usted, hábilmente, me ha llevado a alta mar, pero yo no me olvido de los que se han quedado en tierra.
  13. El comisario se sentó en un peldaño, encendió un cigarrillo e inició una competición de inmovilidad con una lagartija.
  14. Montalbano tardó media hora larga en comerse los salmonetes, en parte porque quería saborearlos tal como se merecían...
  15. Sus padres le debían de haber puesto aquel nombre para compensar en cierto modo su estatura y su apellido...
  16. En esta ocasión el comisario debe investigar el asesinato de un comerciante jubilado, cuya amante, una joven tunecina desaparecida tras el crimen, es objeto de todas las sospechas... Pero, ¿Qué relación tiene la víctima con los servicios de inteligen
  17. Los recovecos del laberinto en el que Montalbano se había empeñado en entrar terminaban ahora en un muro y tal vez el laberinto se estuviera mostrando generoso con él, impidiéndole seguir adelante y obligándolo a detenerse en presencia de la solución más lógica y natural.
  18. La memoria de los viejos, cuanto más tiempo pasa, más nítida es. Y más despiadada.
  19. (...) Indignado porque, a pesar de todas las promesas de los hombres del gobierno, la mafia seguía actuando a su antojo en la isla, sin miramientos.
  20. Las afinidades electivas eran un juego tan tosco como las circunlocuciones insondables de la sangre, capaz de otorgar peso, cuerpo y aliento a la memoria. Consultó el reloj y experimentó un sobresalto. Ya había transcurrido más de una hora.
  21. Coger de pie y andar sobre arena, dejan al hombre hecho una pena.
  22. Un robo absurdo en un supermercado, el encarcelamiento de un capo de la mafia y un asesinato cometido durante la Segunda Guerra Mundial... ¿Encierran algo más estos casos? Para el melancólico investigador siciliano si
  23. No podía explicarle al juez que su petición no se basaba en nada o, mejor dicho, se basaba, no sabía ni cómo ni por qué, en la sensación de que alguien que en aquellos momentos actuaba con más habilidad que él lo estaba tomando por tonto.
  24. La mafia ha subido el precio, pide cada vez más, y los políticos no siempre están en condiciones de satisfacer sus exigencias.
  25. Aunque era cierto que ahora montalbano se sentía en paz con dios y con los hombres, no lo era menos que seguía sin estar en paz consigo mismo.
  26. Creyó conveniente salir, ir al coche y coger la pistola que había dejado en la guantera. Casi nunca la llevaba encima, pues le molestaba el peso del arma, que, además, le deformaba los pantalones y las chaquetas.
  27. En general los secuestradores tienen más que ganar con el silencio, pero éstos hacen todo lo posible por armar jaleo.
  28. Si lo piensas bien, los detalles que nos parecen esenciales pierden más el perfil y se desenfocan cuanto más los examinamos.
  29. El verdadero problema no es el cómo sino el porqué.
  30. Convaleciente de las heridas recibidas en su último caso, nuestro policía se siente confuso... Pero el extraño secuestro de Susanna Mistretta le dará fuerzas y la resolución del caso pondrá a prueba sus verdaderos valores, sus temores y convicciones
  31. De pronto, todo se detuvo. Por un instante desapareció incluso la sonora música de fondo del mundo. Hasta una mosca que se dirigía decididamente hacia la nariz del comisario se paralizó y se quedó con las alas abiertas, suspendida en el aire.
  32. La puerta golpeó contra la pared descascarillando el revoque, Montalbano se sobresaltó y apareció Catarella. Ritual cumplido.
  33. "Al que se ahoga, piedras al cuello". Era el dicho popular que se utilizaba cuando una serie insoportable de desgracias se abatía sobre algún desventurado.
  34. Y sintió una aguda punzada de melancolía. El comisario tenía dos sistemas infalibles para combatir ese estado: el primero consistía en meterse en la cama y taparse hasta la cabeza; el segundo, en darse un buen atracón de comida.
  35. ¿Cuánta melancolía, cuánta soledad escondía detrás de aquella aparente alegría de vivir?
  36. Un cadáver medio descompuesto, con unos profundos cortes en las muñecas y los tobillos, desencadenará una serie de reacciones que harán que Montalbano se sienta más aislado y superado por las circunstancias que nunca... ¿Armará el rompecabezas?
  37. El hecho de tener a mano a una mujer enamorada siempre le resulta útil a un hombre, tanto si es un estafador como si no.
  38. El sistema italiano para agilizar la burocracia. Por suerte, siempre hay alguien que conoce a alguien que conoce a un tercero.
  39. Cuando se dispara a alguien en el rostro, casi siempre es por odio, porque se quiere destruir ese rostro.
  40. No hay telediario que no te bombardee con la Bolsa, el Nasdaq, el Dow Jones, el Mibtel, la Pollatel... La gente se impresiona, no entiende ni torta, sabe que se corren riesgos pero que se puede ganar, y se arroja en brazos del primer estafador que pasa.
  41. ¿Cuánto puede valer una investigación para un policía que ya se está encaminando hacia el ocaso?
  42. Un financiero y su ayudante, tras estafar a medio pueblo y alrededores, han desaparecido. Aunque todo apunta a una fuga con el botín, nuestro policía tiene una hipótesis bastante más atroz que debe investigar
  43. Un chico muy guapo, rebosante de vida, simpático. ¿Qué hacía? Lo que hacen todos los jóvenes de su edad cuando gozan de libertad.
  44. Han pagado un precio tremendamente alto, y no me refiero al dinero: la muerte de otro ser humano.
  45. Con las amistades que tenía, sólo a un pobre loco se le hubiera ocurrido la idea de ir a desvalijarle la mansión.
  46. ¡Yo me confundo con los nombres, pero si veo una cara en la televisión, aunque sólo sea una vez, ya nunca la olvido!
  47. - ¿Por dónde empezamos? -Por los viejecitos desaparecidos. El muerto ya está muerto y puede esperar.
  48. El famoso servidor de la ley debe resolver dos casos que parecen no tener nada en común: el asesinato de un joven y la desaparición de un matrimonio de ancianos durante un viaje a Tindari. Una pista lo conducirá a una siniestra organización criminal
  49. Una vivienda muy aireada y con unos muebles de tan mal gusto que, para elegirlos, uno tenía que haber estudiado.
  50. -Feliz Navidad -dijo Montalbano apretando los dientes. -Nada de eso. Me tienes que felicitar de palabra la víspera o el mismo día de Navidad -dijo Livia, inflexible. Y colgó el teléfono.
  51. Y, al darse cuenta de lo que ocurría, le entraron sudores fríos...
  52. Una palabra fuera de tono, un gesto descontrolado, un pequeño detalle, detectados con una aguda percepción, son suficientes para poner en movimiento la máquina del sagaz agente de policía siciliano
  53. He aquí el gusano Montalbano empezando a socavar a la manzana inocente del Edén...
  54. Alguien que tiene la intención de matarse no piensa en vender todo lo que posee...
  55. Cuando el cornudo paciente pierde la paciencia se vuelve peligroso y está dispuesto a todo.
  56. (...) Eso a pesar de que miles de embusteros y delincuentes que no son conocidos por la justicia pueden decir los embustes que quieran sin que nadie dude de ellos, simplemente porque son abogados, políticos, economistas, banqueros y cosas por el estilo.
  57. Es un infeliz solitario que no hace daño a nadie.
  58. Y lo curioso de este deseo era que no tenía nada de sexual, simplemente le gustaría sentir el calor de otro cuerpo junto al suyo.
  59. Porque...Es muy celoso. A veces no razona. Cegado por los celos, habría llegado a afirmar que yo lo consentí. Además, pensé que, si se lo contaba...Podría incluso ponerse enfermo. Quise evitarlo...
  60. Si tuviera tanta imaginación, escribiría novelas.
  61. La joven esposa de Salvatore di Marta, dueño de un supermercado, es víctima de un atraco. Dos trabajadores tunecinos y un asunto de tráfico de armas, y, por último, una compleja operación delictiva... Entre tanto, Montalbano, su esposa Livia y Marian
  62. Alguien que se pone a hablar de repente en sueños sólo puede decir cosas ciertas, la verdad que alberga en su interior; no recordaba haber leído que en sueños se pudieran decir mentiras, o una cosa por otra, porque mientras uno duerme está desprovisto de defensas, desarmado, es inocente como un niño.
  63. De repente se encontraron recorriendo una especie de camino campestre, en medio de un mar de bocas de dragón sobre el cual, a intervalos regulares, se alzaban altísimos molinos de viento.
  64. ¡No me haga reír! La palabra de honor la dan los hombres. Pero usted ya no es un hombre; usted está para el arrastre...
  65. Ladrones y policías tenían eso en común cuando registraban una vivienda; sin duda, un terremoto dejaría las cosas un poco más ordenadas.
  66. Es el amor que el corazón me abrasa y provoca este viento con sus alas.
  67. Una serie de robos ejecutados de forma extremadamente ingeniosa y audaz se extienden de la noche a la mañana entre los habitantes más adinerados de Vigata. Un reto para el investigador más famoso... ¿Logrará resolver el caso?
  68. Con cara de chivato el comisario se refería a una cara absolutamente anónima, una de esas que, aunque te hayas pasado un día entero viéndola, a la mañana siguiente ya no la recuerdas. Las caras a lo James Bond no son caras de espía porque, en cuanto las ves, ya no las olvidas, lo cual implica el grave riesgo de ser reconocido por los adversarios.
  69. Montalbano meditaba desde hacía tiempo en volver a redactar la Constitución. Puesto que eso lo hacían puercos y perros, ¿Por qué no podía hacerlo él también? El artículo primero estaría concebido de la siguiente manera: "Italia es una república precaria basada en los errores".
  70. Sólo eran intentos ridículos, miserables y miserandos de detener el tiempo. Detenerlo por lo menos durante los pocos segundos en que únicamente el cuerpo estaba vivo mientras la cabeza, en cambio, se perdía en una gran nada atemporal.
  71. Sin saber la razón, al comisario lo invadió un súbito malestar. Como cuando uno se encuentra en un lugar por primera vez y, no obstante, experimenta la sensación de haber estado allí con anterioridad.
  72. También esta vez la televisión había cumplido su misión, que era la de comunicar una noticia condimentándola con detalles y pormenores equivocados, totalmente falsos o de pura fantasía.
  73. Un magnífico caballo purasangre yace muerto sobre la arena, ha sido sacrificado con crueldad y ensañamiento. Con la ayuda de su amiga Ingrid, Salvo se adentrará en el ambiente de los círculos ecuestres, las carreras de caballos y las personalidades p
  74. Tanto los honrados como los que no lo son experimentan cierta inquietud, lo que sirve para descubrir grietas en la coraza defensiva de todos ellos.
  75. Siempre ocurre lo mismo en los hospitales: te curan la apendicitis y te matan de una pulmonía.
Obras Destacadas:
  1. La forma del agua (1994).
  2. El perro de terracota (1996).
  3. El ladrón de meriendas (1996).
  4. La voz del violín (1997).
  5. Un mes con Montalbano (1998).
  6. La Nochevieja de Montalbano (1999).
  7. La excursión a Tindari (2000).
  8. El olor de la noche (2001).
  9. Un giro decisivo (2003).
  10. La paciencia de la araña (2004).
  11. La pista de arena (2007).
  12. La sonrisa de Angélica (2010).
  13. Un filo de luz (2012).

Fuente: Frases Y Pensamientos


* Andrea Camilleri

Esta categoría está vacía.