Imagen alojada por servimg.com

Anais Nin

Imagen alojada por servimg.com

21 de febrero de 1903 Neuilly-sur-Seine, París, Francia - 14 de enero de 1977 Los Ángeles, California, Estados Unidos

Escritora y ensayista francesa, caracterizada por la exploración del erotismo y autora de "La casa del incesto" (1936), "Delta de Venus" (1978), "Henry y June" (1986) y sus "Diarios" (1931-1974).

  1. Cualquier forma de amor que encuentres, vívelo.
  2. La vida está en gran parte compuesta por sueños. Hay que unirlos a la acción.
  3. La carne contra la carne produce un perfume, pero el roce de las palabras no engendra sino sufrimiento y división.
  4. Es la culpa, el miedo, la impotencia lo que hace crueles a los hombres.
  5. En el fondo de ese amor, bajo la vasta tienda de ese amor, mientras él hablaba de su infancia recobraba, también, la inocencia, una inocencia mucho mayor que la primera pues no brotaba de la ignorancia, del temor, o de la neutralidad de la experiencia, sino que nacía como un oro puro y refinado, producto de muchas pruebas y selecciones, del rechazo voluntario de las heces; nacía, tras múltiples profanaciones, del valor que emanaba de capas del ser mucho más profundas, inaccesibles a la juventud.
  6. Me cuesta tomar afecto, y sólo consigo querer a la gente que me parece igual que yo.
  7. Me cuesta tomar afecto, y sólo consigo querer a la gente que me parece igual que yo.
  8. La única anormalidad es la incapacidad de amar.
  9. El erotismo es una de las bases del conocimiento de uno mismo, tan indispensable como la poesía.
  10. Sólo el latido al unísono del sexo y del corazón puede crear el éxtasis.
  11. Me niego a vivir en el mundo ordinario como una mujer ordinaria. A establecer relaciones ordinarias. Necesito el éxtasis. Soy una neurótica, en el sentido de que vivo en mi mundo. No me adaptaré de mi mundo. Me adapto a mí misma.
  12. La memoria es una gran traidora.
  13. Cualquier forma de amor que encuentres, vívelo. Libre o no libre, casado o soltero, heterosexual u homosexual, son aspectos que varían de cada persona. Hay quienes son más expansivos, capaces de varios amores. No creo que exista una única respuesta para todo el mundo.
  14. La vida se expande o contrae de acuerdo a su valor.
  15. Vergüenza es la mentira que dices cuando hablas de ti mismo.
  16. Mi vida se dificulta por mi pensamiento y la necesidad de comprender lo que estoy viviendo.
  17. Sólo la fibra de la creación puede recrear su propia vida perdida.
  18. No puedes salvar a las personas, sólo puedes amarlas.
  19. Nunca me he tomado la molestia de describirme en el Diario, tiene gracia hablar con alguien sin decirle quién se es. Ahora voy a cumplir ese pequeño deber.
  20. La pasión meda momentos de plenitud.
  21. No tenemos un lenguaje para los sentidos. Los sentimientos son las imágenes, las sensaciones son como sonidos musicales.
  22. Las personas que viven profundamente no tienen miedo a la muerte.
  23. El mejor momento para ti y para mí no es cuando razonamos, sino cuando no lo hacemos.
  24. Era pasada la medianoche. La ciudad, tan llena de gente e intransitable durante el día, estaba silenciosa y vacía.
  25. La boca grande, me río muy mal, y sonrío regular. Cuando me enfado, hago una mueca con los labios.
  26. La vida es un proceso de modificación, una combinación de estados que tenemos que pasar. Cuando la gente no cambia de estado y permanecer en él, es una especie de muerte.
  27. No tengo ninguna moralidad. Sé que la gente se horroriza, pero no yo. Ninguna moralidad mientras el daño hecho no se manifieste por sí mismo. Mi moralidad no se reafirma cuando me enfrento con el dolor de un ser humano...
  28. Las ranas croaban en los estanques de los jardines tras de las paredes, los grillos anunciaban el calor del día siguiente. El olor a rosas ganó la batalla de los olores.
  29. La vida ordinaria no me interesa. Sólo busco los momentos altos. Estoy de acuerdo con los surrealistas, en la búsqueda de lo maravilloso.
  30. Los mundos se hicieron llenos de monstruos y demonios.
  31. Soy francesa, una francesa que ama, admira y respeta su país, una verdadera francesa.
  32. Sus brazos me rodearon. Vacilé. Me atormentaba un torbellino de sentimientos, deseaba su boca, pero tenía miedo, sentía que estaba por besar a un hermano, pero estaba tentada...
  33. Habría querido terminar mi diario sin la confesión de un amor prohibido. Por lo menos, quería que mi amor incestuoso quedara sin escribir.
  34. No estoy borracho �dijo él, riendo� pero me he emborrachado tan a menudo que, por lo visto, me han quedado manos temblorosas para toda la vida.
  35. El arte es un método de levitación, separa a uno de la esclavitud de la tierra.
  36. El poeta es aquel que es capaz de mantener la visión fresca del niño vivo.
  37. El amor es el eje y el aliento de mi vida. El arte me produce un subproducto, una excrecencia del amor, la melodía, la alegría, la abundancia, sólo eso.
  38. Tenía al hombre que amaba en mis pensamientos; lo tenía en mis brazos, en mi cuerpo. El hombre que busqué por todo el mundo, que marcó mi niñez y me perseguía. Había amado fragmentos de él en otros hombres: la brillantez de John, la compasión de Allendy, las abstracciones de Artaud, la fuerza creativa y el dinamismo de Herny. ¡Y el todo estaba allí, tan bello de cara y cuerpo, tan ardiente, con una mayor fuerza, todo unificado, sintetizado, más brillante, más abstracto, con mayor fuerza y sensualidad! Este amor de hombre, por las semejanzas entre nosotros, por la relación de sangre, atrofiaba mi alegría. Y de este modo, la vida hacía conmigo su viejo truco de disolución, de pérdida de lo palpable, de lo normal. Soplaba el viento mistral y se destruían las formas y los sabores. El esperma era un veneno, un amor que era veneno...
  39. No vemos jamás las cosas tal cual son, las vemos tal cual somos.
  40. Sólo creo en el fuego. Vida Fuego. Estando yo misma en llamas enciendo a otros. Jamás muerte. Fuego y vida.
  41. Yo, con un instinto profundo, elijo un hombre que provoca mi fuerza, que ejerce demandas enormes sobre mí, que no duda de mi coraje ni mi rudeza, que tiene coraje de tratarme como una mujer.
  42. Hay sólo dos clases de libertad en el mundo; la libertad del rico y poderoso, y la libertad del artista y el monje que tienen el coraje de renunciar a las posesiones.
  43. Cuando haces un mundo tolerable para vos, haces un mundo tolerable para otros.
  44. La vida se dilata o expande en proporción al propio coraje.
  45. Somos como escultores, constantemente tallando en los demás imágenes que anhelamos, necesitamos o deseamos, a menudo en contra de la realidad, contra su beneficio, y siempre, al final, un desengaño, porque no se ajusta a ellos.
  46. Era inevitable. No podía eliminar mi diario cuando alcanzaba el clímax de mi vida, en el preciso momento en que más lo necesitaba para conservar mi sinceridad, por grande que fuera mi crimen.
  47. En lugar de escribir una novela, me tiendo con una pluma, este cuaderno y sueño... El sueño es mi verdadera vida. Veo en él los ecos que me devuelven las únicas transfiguraciones que conservan lo maravilloso en toda su pureza. Fuera, toda la magia se pierde. Fuera, la vida revela sus imperfecciones.
  48. Siempre hubo en mí, al menos, dos mujeres una mujer desesperada y perpleja que siente que se está ahogando y otra que salta a la acción, como si fuera un escenario, disimulando sus verdaderas emociones porque ellas son la debilidad, la impotencia, la desesperación y presenta al mundo sólo una sonrisa, ímpetu, curiosidad, entusiasmo, interés.
  49. Hoy en día el mundo está podrido; es como un bosque con las copas de los árboles en tierra y las raíces gesticulando con fuerza en el aire, marchitándose.
  50. (...) En la esquina de la calle, se besaron desesperadamente, como si fuesen a emprender un largo viaje.
  51. La fuente del poder sexual es la curiosidad, la pasión.
  52. El sexo no prospera en medio de la monotonía.
  53. Cuando se mezclan en una mujer, lo erótico y lo tierno forman una poderosa unión.
  54. El lenguaje del sexo aún está por inventarse. El lenguaje de los sentidos tiene que explorarse.
  55. Pierre estaba celoso del futuro de Elena, y ella del pasado de él.
  56. Sin sentimiento, sin invenciones, sin el estado de ánimo apropiado, no hay sorpresas en la cama.
  57. Deseo mezclar el erotismo con el amor. Y no es frecuente que uno sienta un amor profundo.
  58. ¿Acaso no sabía (...) hasta qué punto las palabras aportan colores y sonidos a la carne?
  59. Un amante, cuando es movido por el verdadero amor, puede recorrer siglos y siglos de tradición amorosa.
  60. La mujer más obsesiva es aquella que no puede encontrarse en el café atestado donde uno la está buscando, aquella que debemos cazar y perseguir a través de los disfraces que adopta en sus historias.
  61. El sexo debe mezclarse con lágrimas, risas, palabras, promesas, escenas, celos, envidia, todas las variedades del miedo, viajes al extranjero, caras nuevas, novelas, relatos, sueños, fantasías, música, danza, opio y vino.
  62. Si alimentara usted su vida sexual con todas las excitaciones y aventuras que el amor inyecta en la sensualidad, se convertiría en el hombre más potente del mundo.
  63. Unas veces está más ancho que otras, y parece cargado de electricidad. Entonces el placer es inmenso, prolongado. El orgasmo no termina nunca.
  64. No pronunciamos palabra hasta que llegamos a su apartamento. No me había tocado. No necesitó hacerlo. Su presencia me había afectado de tal manera, que me sentía como si me hubiera acariciado durante mucho tiempo.
  65. Era eso lo que me asustaba, el sentimiento de que en la grande amoureuse se disimulaba una pequeña burguesa que aspiraba a la seguridad del amor.
  66. Existe perfección en un cuerpo de mujer que nunca puede ser poseído ni conocido por completo, ni siquiera mediante la relación sexual.
  67. Sus ojos tenían la mirada del gato que hace desear acariciarlo, pero que no quiere a nadie, que nunca considera que deba responder a los impulsos que despierta.
  68. Ahora comprendía (...) por qué los maridos (...) se niegan a iniciar a sus esposas en todas las posibilidades del amor: para evitar el riesgo de despertar en ellas una pasión insaciable.
  69. Sus caricias poseían una extraña cualidad. Unas veces eran suaves y evanescentes, otras, fieras, como las caricias que Elena había esperado cuando sus ojos se fijaron en ella; caricias de animal salvaje. Había algo de animal en sus manos, que recorrían todos los rincones de su cuerpo, y que tomaron su sexo y su cabello a la vez, como si quisieran arrancárselos, como si cogieran tierra y hierba al mismo tiempo.
  70. El sexo pierde todo su poder y su magia cuando se hace explícito, mecánico, exagerado; cuando se convierte en una obsesión maquinal. Se vuelve aburrido. Usted nos ha enseñado, mejor que nadie que yo conozca, cuan equivocado resulta no mezclarlo con la emoción, la ansiedad, el deseo, la concupiscencia, las fantasías, los caprichos, los lazos personales y las relaciones más profundas, que cambian su color, sabor, ritmos e intensidades.
  71. Los escritores le hacen el amor a lo que sea.
  72. No busques el por qué, no hay por qués en el amor, ni razones, ni explicaciones, ni soluciones.
  73. La vida no es una cosa racional; sino una locura y está llena de dolor.
  74. Cousin chéri, he tratado hoy por última vez de dirigir mi vida de acuerdo con un ideal. Mi ideal era esperarte toda la vida, y he esperado demasiado; en la actualidad vivo según el instinto y la corriente me lleva a Henry. Perdóname.
  75. No sé lo que espero de ti, pero es algo parecido a un milagro. Te voy a exigir todo, hasta lo imposible, porque me animas a ello.
  76. ¿Qué puedo hacer con mi felicidad? ¿Cómo puedo guardarla, ocultarla, enterrarla donde no la pierda nunca? Quiero arrodillarme mientras cae sobre mí como si fuera lluvia, envolverla con encajes y seda y oprimirla contra mí de nuevo.
  77. Tengo la impresión de que no puedo amarle más de lo que le amo. Le amo en la misma medida que le deseo, y mi deseo es inmenso. Cada hora que paso en sus brazos podría ser la última. Me entrego a él con frenesí.
Obras Destacadas:
  1. Diario de Anais Nin III (1939-1944) (1933)
  2. Diario de Anais Nin I (1931-1934) (1969)
  3. Delta de Venus (1978)
  4. La casa del incesto (1936)
  5. Hijos del albatros (1947)
  6. Collage (1964)

Fuente: Frases Y Pensamientos


Anais Nin

Esta categoría está vacía.