Imagen alojada por servimg.com

Ally Condie

Imagen alojada por servimg.com

2 de noviembre de 1971 Cedar City, Utah, Estados Unidos

Escritora, novelista y profesora estadounidense

  1. No podemos cambiar de rumbo si nos mostramos reacios a movernos.
  2. Si amas a una persona, si ella te ama, si te ha enseñado a escribir y ha conseguido que puedas hablar, ¿Cómo puedes quedarte de brazos cruzados? Más vale que rescates sus palabras de la tierra e intentes arrancárselas al viento.
  3. Si le abrimos la puerta, la esperanza nos invade. Se alimenta de nuestras vísceras y se nos encarama por los huesos. Crece tanto que, al final, se convierte en nuestra osamenta, en el sostén de nuestra existencia. Nos mantiene en pie hasta que ya no sabemos vivir sin ella. Sacárnosla de dentro nos mataría.
  4. (...) Lo que demuestra que apreciar a alguien nos hace vulnerables.
  5. Sé que me quieres. Yo te quiero, y siempre te querré.
  6. Creía que ya la quería y la deseaba, pero, mientras caminamos juntos por el cañón, comprendo que este sentimiento no solo podría ser una nueva tonalidad, sino un color completamente distinto.
  7. El amor cambia lo que es probable y hace posible lo improbable.
  8. Es curioso cómo nos aferramos a los objetos del pasado mientras aguardamos nuestro futuro.
  9. El mundo no es justo. Nuestro deber es hacer todo lo posible para cambiar eso.
  10. Pongo la mano sobre mi corazón palpitante y noto un murmullo de papel. Y recuerdo que tengo poemas para intercambiar y que los llevo pegados a la piel.
  11. Ahora sé qué vida mía es la real, pase lo que pase. Es la vida contigo.
  12. En ocasiones me enfurecía que mi abuelo no me hubiera dicho qué poema quería que tomara como ejemplo. Pero ahora sé lo que me dio. Me dio la posibilidad de elegir. Ese fue su regalo.
  13. Olvidar permite vivir un instante sin el dolor, pero recordar lo exacerba.
  14. Que nos hayamos distanciado no cambia el hecho de que creciéramos juntas; nuestras raíces siempre estarán entrelazadas.
  15. Nuestro dolor nos ha esculpido a todos. Nos han infligido heridas tan hondas como las grietas de un cañón.
  16. Por eso sé que son sueños. Porque las cosas sencillas, corrientes y cotidianas son las que no podremos tener jamás.
  17. Por mucho que me guste mirar las estrellas, jamás he aprendido a guiarme por ellas. Mi rumbo está trazado por personas.
  18. Sabe jugar a todos los juegos de la Sociedad, incluido el que acaba de perder. Conoce sus cartas, y por eso pierde sistemáticamente.
  19. El tiempo que pasamos juntos es como una tormenta, como viento huracanado y lluvia, como algo demasiado grande para controlarlo pero demasiado poderoso para eludirlo.
  20. El vínculo entre mitos y creencias es tan estrecho que nunca se está seguro de qué tienen de cierto y qué de ficción.
  21. Ahora formo tan parte de ella como él de la mía y, a veces, la parte que escribimos juntos me parece la única que importa.
  22. Sé a ciencia cierta que todos tenemos una forma de volar, un verso que escribir para que otros lo lean, una mano con la que curar.
  23. No hay tiempo para que me recree en el milagro, para ver cómo regresa, para quedarme sentada a su lado, cogerle la mano y hablar con él.
  24. Pienso en que la mejor manera de volar quizá sea con las manos llenas de tierra para no olvidar nunca de dónde venimos y cuán duro puede ser a veces andar.
  25. Por supuesto, una persona puede ser un mundo.
  26. Cada minuto que compartimos con alguien le da parte de nuestra vida y nos da parte de la suya.
  27. (...) Pero también sé que no podemos esperar que otra persona venga a rescatarnos. Tenemos que hacerlo nosotros mismos... Todos debemos tener la suficiente fortaleza para salir adelante sin creer que alguien puede bajar a salvarnos.
  28. Al final, no siempre podemos decidir con qué nos quedamos. Solo podemos decidir cómo desprendernos de ello.
  29. El mundo está repleto de hombres y mujeres buenos con sus frágiles obras, pienso, que se preguntan cómo podría haber sido su vida, cómo podrían haber danzado sus obras, si nos hubiéramos atrevido a brillar.
  30. Y me doy cuenta de que escribir consiste precisamente en esto. Es una colaboración entre quien regala las palabras y quien las toma y les confiere un sentido, les pone música o las aparta porque no son lo que necesita.
  31. Quiero cogerle la mano y ponérsela justo encima de mi corazón, justo donde más me duele. No sé si hacerlo me curaría o me lo haría pedazos, pero, en ambos casos, esta espera ávida y constante cesaría.
  32. Podríamos haber sido felices, lo sé, y eso quizá sea lo más duro. Podría haber cogido su mano, cálida y fuerte, y podríamos haber tenido lo que tienen mis padres. Y habría sido hermoso. Lo habría sido.
  33. Qué idea tan absurda. Las cosas suceden se merezcan o no.
  34. Solo soy una mariposa, una antíope, encerrada en su capullo, ciega y con las alas pegajosas. Y, de pronto, me pregunto si no habrá veces en que los capullos no se abran, si la mariposa que contienen no carecerá de la fuerza necesaria para romperlos.
  35. Me resulta extraño saber algo que otros ignoran y tener algo que no debería.
  36. Es el mismo mundo, gris, azul, verde y dorado, que llevo viendo toda mi vida. El mismo mundo que veía desde la ventana de mi abuelo y la cima de la primera colina. Pero ahora estoy a más altitud. Si tuviera alas, podría extenderlas. Podría volar.
  37. Mi cara encaja a la perfección en el hueco de su hombro, cerca de su cuello, donde oigo su corazón y huelo su piel. Aquí también me siento protegida. Una parte muy honda de mí se siente más protegida con él que con ninguna otra persona.
  38. No miro atrás para ver si alguien nos persigue o surca el cielo para abatirse sobre nosotros. Lo que tenemos delante exige toda mi atención. La luz de la luna nos basta para ver, pero, en ocasiones, nos arriesgamos a encender las linternas cuando las sombras son demasiado densas.
  39. Amar nos permite mirar, y mirar, y volver a mirar. Nos fijamos en el dorso de una mano, el ademán de una cabeza al volverse, un modo de andar. Cuando amamos por primera vez, el amor nos ciega y vemos al ser amado como un todo soberbio o como una hermosa suma de partes hermosas. Pero, cuando lo vemos por partes, cuando comenzamos a cuestionarlo ("por qué nada así, por qué cierra los ojos así"), también podemos amar eso de él, y se trata de un amor más complicado y a la vez más completo.
  40. Yo siempre veía a mis padres besándose. Recuerdo una vez que mi padre acababa de regresar de los cañones. Mi madre estaba pintando. Él se acercó. Ella se rió y le dibujó una raya de agua en la mejilla. La pincelada relució. Cuando se besaron, ella lo abrazó y dejó que el pincel se le cayera al suelo.
  41. Con cada palabra que escribo, estoy un poco más cerca de hallar las correctas. Y cuando vea de nuevo a Ky, lo cual sé que sucederá, le susurraré al oído las palabras que he escrito. Y éstas dejarán de ser polvo y cenizas y cobrarán vida.
  42. De manera que, en medio del ruido, señalo el cielo, esperando que entienda lo que quiero decir, que son muchas cosas: mi corazón siempre enarbolará su nombre. No entraré dócil. Hallaré una forma de volar como los ángeles de las historias y lo encontraré. Y sé que él me entiende por la profundidad de su mirada. Mueve mudamente los labios y sé lo que dice: las palabras de un poema que sólo conocen dos personas en el mundo. Los ojos se me inundan de lágrimas, pero parpadeo para ahuyentarlas. Porque, si hay un momento en mi vida que quiero ver con claridad, es éste.
Obras Destacadas:
  1. Juntos (2010)
  2. Caminos cruzados (2011)
  3. Liberación (2012)
  4. Anuario (2006)
  5. Primer día (2007)
  6. Freshman for President (2008)

Fuente: Frases Y Pensamientos


* Ally Condie

Esta categoría está vacía.