Imagen alojada por servimg.com

Alicia Moreau de Justo

Imagen alojada por servimg.com

11 de octubre de 1885 Londres, Gran Londres, Inglaterra - 12 de mayo de 1986 Buenos Aires, Argentina

Médica, profesora y política argentina, luchadora incansable por los derechos de la mujer y de las minorías, figura destacada del socialismo argentino y autora de "La emancipación civil de la mujer" (1919), "El socialismo y la mujer" (1933) y "La mujer y la democracia" (1947).

  1. Un partido que es capaz de autocriticarse muestra que se mantiene despierto.
  2. Me hubiera gustado ver que en este siglo que he vivido no existieran niños ni ancianos desvalidos.
  3. Cuando hayamos llegado a la conquista del sufragio, sólo entonces será el momento de una acción política definida...
  4. [¿Qué le gustaría que le escribieran algún día como epitafio?] Aquí yace una gran luchadora contra molinos de viento.
  5. (...) Pero el destino no está cerrado. Tenemos que acompañarlo al ritmo de los más jóvenes. Nada es imposible, joven. Nada es imposible.
  6. Cuando llegué al país, no caminaba; como digo siempre, tuve mucho gusto de aprender a caminar sobre esta tierra de la que nunca me separé.
  7. El socialismo no surge de nuestra voluntad, está más allá de los partidos mismos, porque son las condiciones económicas de los países las que lo convocan.
  8. (...) Que la humanidad deje de estar dominada por el deseo de alcanzar ganancias inútiles. Que se renueve entre los pueblos el sentimiento internacional de la solidaridad.
  9. Cuando yo era chica, hace tiempo ya, escuchaba cómo en mi casa hablaban de una mujer que "estaba en la política". La mencionaban con respeto pero como si se tratase de algo extraño
  10. Recuerden las mujeres que dispersas las fuerzas se debilitan y que para conseguir el bien común necesario es sacudir la apatía y elevarse por encima del bienestar del momento presente.
  11. El voto femenino implica mayores responsabilidades cívicas. Las mujeres no podrán lavarse las manos y decir yo no voté, yo no sé nada. El país se va a la ruina y yo no tengo nada que ver.
  12. La democracia es, así ha sido definida hace bastante tiempo, el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, es decir, que el pueblo no sea un instrumento para dar a otros las leyes que necesitan para hacer lo que quieran con el país.
  13. Bueno, todo el mundo desea ser más capaz de lo que es, encontrar circunstancias que le permitan desarrollar esa capacidad, pero las circunstancias dependen de los de afuera, no de uno; y entonces se puede o no se puede, y yo he hecho lo que he podido.
  14. (...) La situación ha cambiado. A mi edad, las cosas se miran de otra manera: sin posiciones sectarias. ¿Qué mejor unidad que la de los viejos camaradas? Pero el destino no está cerrado. Tenemos que acompañarlo al ritmo de los más jóvenes. Nada es imposible.
  15. Soy muy analítica y a veces despiadada conmigo misma, por eso todas estas manifestaciones de afecto por mis años no hacen más que agudizar mis dudas: ¿Qué merezco yo de todo esto? Apenas miro para atrás advierto la gran distancia que existe entre lo que yo hubiera deseado hacer y lo poco que llegué a concretar.
  16. Recuerden... Que los verdaderos derechos se deben conquistar, que es necesario vencer los conservadores, rutinarios retrógrados, los temerosos de lo nuevo, los amantes del pasado, que es necesario vencer el temor de los políticos que ven con recelo esa incógnita que encierra el voto femenino (y tal vez sea éste el mayor obstáculo).
  17. (...) Para nosotros, no es un ángel caído del cielo en la animalidad sino un ser en ascendente evolución; no purga sus pecados sobre la tierra sino que hace de ella el escenario de la maravillosa aventura de su vida inteligente, en busca de la libertad y queremos arrancar de esas creadoras fuerzas supremas, el lastre pesado de los siglos de barbarie y de barbarie actual.
  18. Siempre creí que este país merecía ser distinto. Que un día íbamos a unirnos todos y el destino cambiaría. Recuerdo los barrios obreros de esta ciudad cuando llegábamos con las banderas rojas, y la gente se iba reuniendo y se iban logrando cosas. Cuando el Partido Socialista era una parte linda de la vida. Cuando las mujeres nos juntamos por primera vez y empezamos a pelear por nosotras...
  19. Quien se arma se prepara para la guerra: despierta temor en los vecinos, que a la vez se arman, y en un juego de acciones y reacciones, unas abiertas, otras ocultas, se conduce a los pueblos al desastre. Por eso la gente más esclarecida y consciente quiere la diplomacia abierta, libertad de información y de publicación, supresión de barreras económicas artificiales. Todo lo demás son palabras, palabras, palabras.
  20. A mi edad las cosas se miran de otra manera: sin posiciones sectarias. Muchas veces me he preguntado qué clase de fanatismo -si así cabe llamarlo- nos conducía a los socialistas a pelearnos, a dividirnos muchas veces por minucias. Es que en nuestro partido las ideas son muy importantes, y a menudo la defensa ardiente de una posición conducía a una ruptura. Eso ha sido algo lamentable, y ha debilitado muchas veces al partido hasta el punto de que otros asumieran parcialmente, y realizaran, puntos de nuestro programa.
  21. Somos una fuerza, organizada en la Argentina, con el objeto de llevar la humanidad hacia una forma de vivir más justa, más inteligente, más libre. Queremos desterrar la miseria física y espiritual, substituir el imperio de la fuerza bruta por el imperio del derecho; queremos borrar la crueldad ancestral, los odios raciales y nacionales para reemplazarlos por la bondad y la tolerancia, que son la base moral de la cooperación y del entendimiento dentro y por encima de las fronteras, y todo ello, porque creemos en la perfectibilidad del hombre.
Obras Destacadas:
  1. La emancipación civil de la mujer (1919)
  2. El socialismo y la mujer (1933)
  3. La mujer y la democracia (1947)
  4. Evolución y educación (1915)
  5. El Socialismo según la definición de Juan B. Justo (1946)
  6. ¿Qué es el Socialismo? (1983)

Fuente: Frases Y Pensamientos


Alicia Moreau de Justo

Esta categoría está vacía.