Imagen alojada por servimg.com

Alexander Alekhine

Imagen alojada por servimg.com

31 de octubre de 1892 Moscú, Rusia - 24 de marzo de 1946 Estoril, Portugal

Abogado y ajedrecista ruso conocido por su estilo combativo y arriesgado, campeón del mundo durante 17 años y uno de los mejores jugadores de ajedrez de la historia.

  1. Una idea desesperada en una situación desesperada.
  2. En los torneos importantes no hay que temer a la perdida de una partida, sino al decaimiento del ánimo que ello puede ocasionar.
  3. Estudio ajedrez ocho horas al día, por principio.
  4. El ajedrez es vanidad.
  5. El objetivo del juego no es la victoria, sino el arte.
  6. Alguna vez los hombres tuvieron que ser semidioses; si no, no habrían inventado el ajedrez.
  7. El rasgo que determina junto con otros, la potencia ajedrecística, es la inquebrantable atención sobre lo que ocurre en el tablero.
  8. Desde niño sentí dentro de mí este talento y ya entonces sentí esta profunda y urgente pasión por el juego.
  9. Lo que me hizo convertir en Gran Maestro fue, primero, la búsqueda de la verdad y segundo, la necesidad de luchar.
  10. La apertura de la posición en el centro terminará siempre por favorecer al bando que tenga superioridad de espacio.
  11. El ajedrez te enseña ante todo a ser objetivo.
  12. El ajedrecista debe ante todo, tener presente sus propias cualidades, tanto positivas como negativas.
  13. El pretexto de la falta de tiempo no es justificable. La incapacidad del maestro experimentado para atenerse al tiempo es un defecto como incurrir en un error.
  14. En general, hay que conocer bien al adversario antes de empezar a jugar. Así, la partida se convierte en el medidor del individualismo y del amor propio, que juega un papel enorme en el resultado del juego.
  15. Por medio del ajedrez desarrolle mi carácter... El ajedrez nos enseña, primero que todo a ser objetivos... en ajedrez uno solo puede llegar a ser Gran Maestro solo si es capaz de reconocer sus errores. Es exactamente como en la vida.
  16. No juego al ajedrez, lucho en ajedrez. Por consiguiente, trato de combinar la táctica con la estrategia, lo fantástico con lo científico, lo combinativo con lo posicional, y trato de responder a las demandas de cada posición específica.
  17. Durante toda mi vida, y especialmente después de ganar el título de campeón, decían que era enemigo de los soviéticos. Eso me dolía profundamente y me impedía el contacto con el país en el que había nacido y al que nunca he dejado de querer.
  18. El ajedrez no es para mí un juego sino un arte. Sí, considero que es un arte y me hago cargo de todas las obligaciones que eso implica. Todo ajedrecista destacado y con talento no es que tenga el derecho sino que tiene la obligación de considerarse artista.
  19. (...) Una lucha llevada a cabo por ambos bandos, con grandes deseos de victoria, por lo que ofreció en su desarrollo grandes dificultades y no pocos errores. Esta fue la primera partida desde el año 1934 que conseguí ganar a Bogoljubof, conduciendo yo las negras.
  20. Habiendo emprendido desde hace ya varios meses una tournée ajedrecística por América del Sur, y habiendo encontrado en esta ocasión los mejores jugadores de casi todos los Estados en plena actividad, puedo afirmar que el ajedrez brasileño ocupa en ellos uno de los primeros puestos.
  21. La organización de este torneo (Buenos Aires 1939), único en cuanto a sus proporciones en la historia ajedrecística, demuestra también que el gran sentido cultural de nuestro juego -que asocia tan felizmente los elementos del deporte y de las artes- es en la hora actual reconocido sin discusión por el mundo entero.
  22. (...) Aunque entonces tenía yo solamente quince años y no podía juzgar sobre mi verdadera fuerza, o, por mejor decir, debilidad, me resultaba bien claro que no debía envanecerme demasiado por este éxito, ya que mi adversario -un señor anciano y muy simpático- carecía de toda ambición de lucha y, lo que era peor, de verdadera clase de ajedrecista.
  23. Cuando juego al ajedrez, dentro de mí se libra una extraña batalla entre la fantasía por un lado y el razonamiento sensato por el otro. El exceso de imaginación o de pensamiento racional pueden ser igualmente peligrosos. Esas dos fuerzas tiran hacia lados opuestos y, sin embargo, hay que mantenerlas en armonía. Es lo que intento hacer cuando puedo. No obstante, en mi caso predomina la fantasía. Actúa dentro de mí con mayor intensidad. Tendré que domarla como sea.
Obras Destacadas:
  1. Gran ajedrez (1947)
  2. Gran ajedrez (1947)
  3. xMis mejores partidas de ajedrez 1908-1923 (1927)

Fuente: Frases Y Pensamientos


Alexander Alekhine

Esta categoría está vacía.