Imagen alojada por servimg.com

Alejandro Palomas

Imagen alojada por servimg.com

1967 Barcelona, España

Escritor, novelista, poeta, periodista y traductor español, autor de "El tiempo del corazón" (2002), "Tanto amor" (2007), "El secreto de los Hoffman" (2008), "El tiempo que nos une" (2011), "El alma del mundo (2011) y "Una madre" (2014).

  1. Suspira. El cielo está tan estrellado que da envidia
  2. No tenía mucha gente con quien compartirme
  3. Ver reír a una anciana es un milagro
  4. La muerte es algo hereditario
  5. Estáis bien juntos, ¿No? Pues, hala, a vivirlo
  6. (...) Mis libros son muy vitales, en mi imaginario particular el mundo es muy vital
  7. ¿Por qué será que en esta familia nunca nos decimos las cosas que realmente importan?
  8. Cuando me pongo a escribir no me ronda nada. Ronda lo que sale, no hay una previa. Mi labor de planificación es muy inconsciente. Me pongo delante del ordenador y sale lo que en esos momentos se me pasa por la cabeza. No hay un proyecto ni una pizarra donde planifico la historia. Solo tengo necesidad de escribir y a partir de ahí empiezan a salir cosas y más cosas
  9. Llega una edad en la que nos damos cuenta de que vivir restando es vivir al revés porque hace daño, y la vida no es eso. Hay que aprender a sumar, hija, a sumarlo todo: el dolor, la pena, la angustia, lo vivido, lo que esperas vivir, lo que ya no..., los que se marcharon. Todo eso eres tú
  10. En el horizonte flota una línea más negra que el cielo y que el mar, más oscuro que el mismo negro. Cuando perdemos la mirada en ella, todo se ordena porque todo cabe, caben los años de una vida, las historias queridas, las verdades que nunca quisimos oír. Cuando perdemos ahí la mirada, la vida habla y la noche escucha
  11. Ahora me doy cuenta de que no fue ella quien me dejó. Fui yo la que no la seguí. Elegí y me quedé. Condenada, convertida en faro, como en los cuentos que no acaban bien. Aprendiendo que la medida del cariño es la añoranza. Aprendiendo a saber estar. Yo. Conmigo. Estando
  12. - ¿No preferirías llevarte el visón nuevo, mamá? � le he preguntado en un inútil intento por hacerle cambiar de idea. Ella ha sacado los dientes del pañuelo y se los ha colocado. -Sí, claro. Por eso me llevo éste. Porque prefiero el otro
  13. No hay nada que admirar. Después de tantos años, la vida me ha enseñado que las cosas siempre salen bien cuando eres tú la que decide, porque decidir ya es hacerlo bien. No tiene más misterio
  14. No sé las cartas que la vida me pondrá en la mano, pero el tiempo que he vivido aquí me ha enseñado que eso es lo de menos. No importan las cartas sino la mano que las maneja
  15. Hay un momento en la vida en que dejamos de mirar y nos dedicamos a ver. Ya no buscamos con los ojos. Fijamos la mirada en un punto del presente o del pasado y las imágenes llegan solas, repetidas, escuchadas. Es la vejez
  16. Sufriendo en silencio. Me pregunto quién coño les habrá dicho a estas mujeres que sufrir en silencio te hace mejor. Cómo meterles en la cabeza que el silencio no engrandece, que eso es mitología griega. El silencio coarta, desquicia, enmudece, enferma
  17. Y entiendo también que su casa somos nosotras, que si sigue ahí aguantando es porque cree que todavía no estamos enteras sin ella y que no se irá hasta dejarnos bien, hasta que su casa esté bien vivida. Ordenada. Hasta que haya paz
  18. El agua de Venecia esconde ya demasiada oscuridad y en el limo de la laguna no hay espacio para más. Venecia se levanta sobre los secretos y errores de los que quisieron venir aquí a olvidar y la ciudad se hunde sobre ellos
  19. Entonces volvió la música. El arco rasgó las cuerdas y la ciudad y se cerró sobre el limo y los años a esperar el regreso del inventor y de su mujer violín. Hasta ahora. Hasta aquí
  20. Y es entonces cuando se me ocurre que este baile tan bien acompasado, este laberinto de gestos naturalmente hilados, todo este lenguaje fácil, reconocible, automático..., todo esto es lo que nos hace familia, historia común, comunidad
  21. A veces, cuando pienso que algún día faltará, no sé imaginar la vida sin ella. Es como si la vida fuera ella, como si mamá fuera en sí misma la definición de la vida
  22. Hay vida en la isla y también en este corazón. Quizá sean distintas, pero son las mías y tendré que saber vivirlas el tiempo que me quede. El que aún nos queda
  23. La locura y tú sois hermosas y, a estas alturas de mi vida, lo hermoso es vivir. Vivirlo. Yo no tengo nada que perder, ni siquiera tiempo, porque no sé cuánto me queda aquí
  24. Desde el jardín delantero llega el olor del jazmín y de la madreselva, columpiándonos en flor y en blanco. Desde más allá, el olor a sal y a pino joven. A mar abierto
  25. -Antes de ahora tenía una vida y mi violín -dijo, poniéndome la mano en el brazo -. Ahora sólo me queda el violín. Y ahí empezó todo. Empezó Serena
  26. No me gusta entrar en un universo dramático o trágico que se cierre con más sufrimiento. Como escritor no puedo hacer algo que no dé esperanza a algo mejor
  27. Y si hay oscuridad, no vaciles. Aquí, al otro lado de mi ventana, hay un faro que da vueltas y que todas las noches baña esta orilla preguntando por ti
  28. Antes de que pudiera decirle nada, él parpadeó unas cuantas veces, rozándome la mejilla con las pestañas y haciéndome cosquillas con ellas. "Besos de mariposa" lo llaman aquí
  29. Si algo me han enseñado los años y los colgajos es que el tiempo no perdona ni cura. Lo que cura es la verdad, y si duele, mala suerte
  30. Confieso que he vivido. Son cuatro palabras como cuatro rocas sobre un mar en calma, cuatro combinaciones de letras, aire, tonos, pulmones, voz y años
  31. Quizá en el tiempo que aún nos quede juntas seas capaz de entender que eres lo que más he querido en el mundo
  32. Lo dice con esa voz de mujer mayor que no sabe defenderse de los ataques de la gente a la que quiere, porque desde siempre prefiere dolerse a dañar
  33. La realidad que veo no me gusta, (... ). De hecho, escribo porque la realidad no me gusta. Necesito entonces idear mundos a mi medida. Vivo dentro de mis libros
  34. La vida no es fácil, hija -dice-. Nadie dijo nunca que lo fuera. Y cada una tiene que vivir la suya
  35. Si no hay miedo, el valor no vale nada. Lo difícil no es no tener miedo, sino seguir adelante a pesar de él
  36. El brazo de mamá en el mío es el mejor regalo que la vida me ha hecho en mucho tiempo
  37. Lo vivía todo como si la vida fuera una carrera de obstáculos puestos ahí por el destino sólo para ella
  38. He aprendido que hay hombres, mujeres y niños que miran con luz propia sin oscurecer nada de lo que miran
  39. No tiene nada que perder porque ha perdido tantas cosas en la vida que ya sólo juega a ganar
  40. No te permitas llegar a vieja sin haber vivido la aventura de saber que alguien te echa de menos, hija
  41. Ante la página en blanco, no tenga nunca ni idea de lo que finalmente voy a escribir
  42. Parece mentira que haya pasado tanto tiempo y que haya pasado así, tan sin darnos cuenta
  43. ¿De dónde sacan la risa los niños en los hospitales? ¿Dónde la encuentran?
  44. (...) Porque algunas familias son así -somos así-, así de intensas, así de imprevisibles y arrebatadas
  45. Mamá odia los conflictos por encima de todo, de ahí que se pase media vida intentando que las cosas no se tuerzan, dando mil oportunidades a quien normalmente no las pide -y las merece menos-, y confiando, confiando en que las cosas son y serán siempre mejores de lo que suponemos, aunque la realidad no siempre esté de su parte y casi nunca juegue a darle la razón
  46. Así es el resentimiento. Con cada palabra, con cada gesto, vamos poniendo un nuevo ladrillo en el muro de réplicas contenidas que se acumulan en el resentido. Sin embargo, llega un día en que el muro, demasiado frágil o demasiado torcido, se derrumba como un hotel abandonado en una playa, dejando a la vista el nido de gaviotas asustadas que se ocultaban en su interior
  47. Creíamos cosas que se creen porque alguien, en un rincón de nuestras historias, nos dibuja mapas del tesoro con pistas falsas. Luego, cuando esos mapas nos llevan al cofre prometido, saltan los candados y con ellos la sorpresa. Con el tiempo aprendemos que los mapas son de quien los dibuja, no de quien los persigue, y que en la vida sonríe más quien mejor dibuja, no quien más empeño pone en la búsqueda
  48. Mamá está nerviosa e ilusionada. Lleva así unas semanas, desde que tiene la certeza de que esta noche estaremos todos. Por fin, después de tantos intentos frustrados, los que somos su sangre nos sentaremos a la mesa a celebrar el fin de año y brindaremos juntos. Es un gran día para ella y no lo disimula, porque no sabe hacerlo. Desde que se divorció de papá, siempre ha pasado algo, algo ha terminado torciéndose y la cena de Nochevieja ha estado coja
  49. -Te entiendo. Eso dijo esa tarde junto al semáforo. Te entiendo. No "te quiero". No "cariño". No "cálmate". Y en esas dos palabras hubo mucho más de lo que nadie me había dicho hasta entonces. Hubo una verdad tan inmensa, tan vasta, que supe que era sincero. Y supe también que no me haría daño, que quizá Isaac había llegado a mi vida para enseñarme a defenderme de mí misma, a cuidar de mí
  50. Yo daría la vida por poder abrazar a mi madre una sola vez, una sola, y por poder decirle que lo he conseguido, que he salido de lo que he salido y que me falta su mirada para saber que lo he hecho bien. Daría todo lo que tengo, hija -dijo con una voz triste-. Todo menos a vosotros tres, porque sin vosotros, sin tus hermanos y sin ti, no me quedaría nada que dar y tampoco nada que esperar. Y eso no. Vivir sin tener nada que esperar, no
  51. Está metida en su pecera y dice cosas tan hermosas, tan propias, que me fallan las rodillas y tengo que tragar saliva porque desde donde estoy no sé cómo llegar hasta ese elemento que no es aire, ni agua, ni tierra, ni fuego, ese elemento que es Serena cerrada sobre sí misma, rasgando sus cuerdas y hablando con ellas desde un silencio que no comparte conmigo ni con nadie. Yo no sé cómo llegó esta mujer a mi vida. No sé cómo ni a quién preguntar, ni tampoco lo que sentía antes de que ella apareciera, cómo vivía las cosas, cómo las entendía
Obras Destacadas:
  1. El tiempo del corazón (2002)
  2. El tiempo que nos une (2011)
  3. Una madre (2014)
  4. Tanto amor (2007)
  5. El secreto de los Hoffman (2008)
  6. El alma del mundo (2011)

Fuente: Frases Y Pensamientos


Alejandro Palomas

Esta categoría está vacía.