Imagen alojada por servimg.com

Agustí Chalaux

Imagen alojada por servimg.com

19 de julio de 1911 Barcelona, España - 26 de abril de 2006 Barcelona, España

Químico e intelectual español, diseñador de un modelo político, económico y social que pretende disminuir al máximo los abusos de poder, la miseria y la corrupción.

  1. Se ha de abolir el poder sobre las personas y establecer el poder automático sobre las cosas.
  2. Los pueblos tienen un complejo freudiano de víctima cómplice con el victimario.
  3. En este mundo hay más prostitutos que prostitutas.
  4. Los imperialismos comenzaron a existir con la invención del dinero anónimo en el Asia Sudoccidental hace 4. 500 años, ni un día más ni un día menos.
  5. Los ricos hacen la guerra a los pobres pero los pobres no hacen la guerra a los ricos.
  6. A mí no me molestan los ricos, me molestan los pobres, y con éstos hay dos soluciones: o se les mata o se les da dinero, con lo que dejan de ser pobres y compran en las tiendas de los ricos.
  7. Toda historia es una hipótesis.
  8. A quienes todavía buscan.
  9. Los bancos crean dinero igual que los seres humanos piensan: no es necesario quererlo.
  10. La libertad no puede circunscribirse a elegir entre unas opciones dadas sino que, sobre todo, ha de permitir crear nuevas opciones.
  11. La moneda anónima (de metal o de papel) impide prevenir, descubrir y condenar la mayoría de acciones delictivas y criminales.
  12. Hoy, hablando de tecnología, no sólo se debe tener en cuenta el hardware (el instrumento, el aparato...) y el software (las reglas que permiten usar el hardware), sino también lo que se llama el brainware (knoware), (el porqué, cómo, cuándo, dónde... Usar el hardware y el software).
  13. Normalmente se considera que los servicios públicos son aquellos que dependen de alguna institución del Estado, que, como teórico representante del bien común, asume aquel servicio porque es de utilidad pública, fuera de las leyes de mercado (gratuito o con precios políticos) y que es gestionado por funcionarios.
  14. Es difícil imaginarnos el mundo sin moneda. Las utopías que lo proponen, de momento, fracasan. Pero, al mismo tiempo, existe la intuición de que la moneda no siempre es una ayuda para las relaciones humanas, sino que también las enreda. Vivimos en esta ambigüedad.
  15. Las teorías y las políticas económicas están en permanente crisis, carentes de un sistema de contrastación experimental que las pase por el tamiz de los hechos y no por el de los intereses de los grupos de poder o del "prestigio" de los economistas que las defienden.
  16. El fracaso del desarrollo de los llamados "países retrasados" evidencia no sólo un exterminador neocolonialismo cultural y económico, sino la pobreza de la cultura occidental que identifica el "buen vivir" y "la calidad de vida" con la producción y posesión de objetos.
  17. El ciudadano que no quiere ser un inconsciente no le toca otro remedio que intentar entender un poco más el poder secreto de la moneda, si quiere saber en qué barco navega y en qué puede colaborar para evitar el naufragio.
  18. La consecuencia inmediata de la introducción de unidades monetarias en un mercado es la determinación de valores mercantiles. Estos valores mercantiles son la resultante de la comparación homogeneizadora entre mercancías concretas y unidades monetarias abstractas. Es decir, son valores mixtos (concretos-abstractos).
  19. La prostitución del espíritu, con la compra de las religiones, se suma a las prostituciones de la política, de la cultura, del arte. El dinero, oscuro, lo pudre todo en estas esferas. En las grandes iglesias y en las sectas.
  20. Los "lentes" de cada uno, según sea empresario o trabajador, político o ciudadano, desarrollista o ecologista, pobre o rico, hombre o mujer... Hacen que tengamos unas prioridades y unas sensibilidades diferentes.
  21. El dinero es muy importante, pero no lo es todo. Y las actuales relaciones sociales establecidas para obtenerlo pueden no ser las mejores, incluso, para sus amantes más incondicionales.
  22. Lo que llamamos dinero es el poder de compra que tiene una unidad monetaria para adquirir mercancías concretas.
  23. Los estados, cuando recurren al banco central para cubrir el déficit público, lo que están haciendo es inventar dinero que, en la medida que no corresponda a un incremento real de la producción, beneficiará a unos ciudadanos -los que reciban este dinero del Estado- en detrimento de los demás, que se verán perjudicados por la inflación.
  24. Uno de los problemas fundamentales de un cambio de orientación en la civilización occidental, que conduzca hacia un respeto por el resto de las culturas del planeta y por la naturaleza, es la falta de capacidad crítica y creativa de los "creadores de cultura", sometidos a dependencias más o menos confesadas ya sea de los Estados (públicos) o de empresas (privadas), que establecen y favorecen programas y proyectos continuadores del sistema.
  25. Todo instrumento tiene su contexto, fuera del que o es inútil o/y es peligroso (una navaja lanzada en una playa, un coche para navegar). El uso de todo instrumento requiere un mínimo de formación y/o habilidad (no se deja un cuchillo a un niño ni un automóvil a quien no sabe conducirlo). Todo instrumento, a mayor peligrosidad, mayores medidas de precaución tiene (la funda de un puñal, el cinturón de seguridad... ).Todo instrumento tiene su contexto, fuera del que o es inútil o/y es peligroso (una navaja lanzada en una playa, un coche para navegar). El uso de todo instrumento requiere un mínimo de formación y/o habilidad (no se deja un cuchillo a un niño ni un automóvil a quien no sabe conducirlo). Todo instrumento, a mayor peligrosidad, mayores medidas de precaución tiene (la funda de un puñal, el cinturón de seguridad... ).Todo instrumento tiene su contexto, fuera del que o es inútil o/y es peligroso (una navaja lanzada en una playa, un coche para navegar). El uso de todo instrumento requiere un mínimo de formación y/o habilidad (no se deja un cuchillo a un niño ni un automóvil a quien no sabe conducirlo). Todo instrumento, a mayor peligrosidad, mayores medidas de precaución tiene (la funda de un puñal, el cinturón de seguridad... ).
  26. Por lo que sabemos de nuestro sistema económico, las crisis de sobreproducción o de subconsumo, la inflación o la deflación, la pobreza y la opulencia...No son disfunciones fácilmente solucionables. Parecen formar parte de la misma dinámica del capitalismo real. Dicen que son el precio inevitable de un sistema que favorece el progreso, el desarrollo y la modernización. El socialismo real no sólo no parece haber superado estos problemas, sino que ha creado otros.
  27. Una cosa es aceptar que para vivir es preciso vender la propia fuerza de trabajo y otra, muy distinta, que es preciso venderse a sí mismo (o la cosificación de una parte de sí mismo). El afecto, el sexo, como el espíritu y la conciencia, son demasiado especiales como para ponerles un precio, para mercantilizarlos sin destruir la persona y su dignidad. Y no acostumbra a hacerse, si no es para sobrevivir. Si la gente tuviera medios para vivir dignamente, no sería tan fácil que niños, adolescentes y adultos se dejaran poner precio a su intimidad.
  28. La competitividad, si no es desleal, parece un buen sistema para desarrollar la "competencia", la capacidad de eficiencia responsable en cualquier ámbito "económico". Pero, debemos reconocer que la condición fundamental de su lealtad no acostumbra a cumplirse. Y además, competitividad no siempre significa ánimo de lucro, ni marginación de los perdedores, ni mercantilización de todas las realidades naturales y de todas las actividades humanas. Puede haber "competencia profesional" sin "competitividad mercantil" cuando existen otras motivaciones además de las lucrativas. Por tanto, debemos poner límites al mercado, fuera de los cuales su función de eficiencia se vuelve perturbadora y contraproducente.
  29. Esta sutil explotación, como todas, da poder. Un poder, en este caso, muy especial, que se expresa de muchas maneras y, de entre ellas, hay una que resulta estratégica para la sociedad: el sistema bancario es el responsable de gran parte de la financiación del sistema electoral, es decir, de proveer fondos a los partidos y candidaturas para las elecciones sin otro criterio que el de la "confianza" en alguna opción. Curiosamente, la explicación y cuestionamiento de la legitimidad de estos mecanismos de creación y apropiación de dinero por parte del sistema bancario no acostumbran a aparecer ni en los libros de los economistas ni, aún menos, en los programas electorales.
Obras Destacadas:
  1. Ensayo sobre moneda, mercado y sociedad (1984)
  2. Moneda telemática y estrategia de mercado (1985)
  3. El poder del dinero (1991)
  4. Sistema General: Economía y Sociedad (1996)
  5. El capitalismo comunitario (2000)
  6. Diseño de Civismo (1988)

Fuente: Frases Y Pensamientos
Wikipedia

Agustí Chalaux

Esta categoría está vacía.